miércoles, 22 de diciembre de 2010

Lotería Nacional. La Casa de la Fortuna

Este año España recibe al gordo de Navidad en su nuevo emplazamiento del Palacio de Congresos. Sistemas de seguridad cada vez más complicados, complejos mecanismos electrónicos que hacen mover los bombos y sofisticaciones varias, hacen que parezca una leyenda lo que a continuación relatamos.

¿Quieres escuchar música mientras lees?


La Casa de la Fortuna

En 1927 también estrenaba edificio y lo hacía en la Casa de la Moneda. Lo más moderno de la época estaba en aquellas lujosas instalaciones de las que ofrecemos unas fotografías aparecidas en la revista ‘La Esfera’ del 6 de agosto de aquel año.


Nueva Sala de Sorteos. Fotografías de Cortés

El cambio venía dado por las pésimas condiciones de su anterior emplazamiento que, a decir del cometario del periodista Julio Romano, debía estar un poco pasado de moda:

"Pronto tendrá la lotería una nueva casa. La Fortuna saldrá del chiscón lóbrego donde ahora se asienta para instalarse en un nuevo palacio. En la vieja mansión los premios tenían un tufillo a humedad y a cocido fiambre.
Los sótanos donde actualmente hacen sus manipulaciones los empleados son cuevas sin ventilación, llenas del humazo que despiden los hornos de las estereotipias, de las exudaciones humanas de los obreros y de la humedad que corroe los cimientos."

En las fotografías inferiores, del fotógrafo Salazar, podemos apreciar cómo era la Sala de Sorteos del antiguo emplazamiento allá por el 1915.



Resultaba todo un adelanto el sistema diseñado por los obreros de la Casa de la Moneda para depositar las bolas en el bombo de forma mecánica.



Anteriormente aquella operación se hacía a mano y en presencia del público asistente.


Y a mano se hacía girar el bombo que repartiría fortunas de más o menos unas cien mil pesetas al primer premio. Todo un trabajo artesanal.


Todas estas cosas han cambiado y se han modernizado, mas una continúa sin cambios y es la que aporta alegría y anécdotas al sorteo de cada año, los niños cantores.


En esta foto va el recuerdo a los niños Manuel Saco y Pedro Redruello que cantaron el Gordo de 1933. Quince millones de pesetas para el 7.139

Ese año sólo un gordo cayó en Madrid, el 6.235, dotado con Quinientas mil pesetas, que fue expendido en la administración de Doña Manolita.




Eduardo J. Valero García
Eduart Garcival

ENLACES
LOTERIA NACIONAL - NAVIDAD EN MADRID

NAVIDAD EN MADRID
ÍNDICE DE CONTENIDOS


-