lunes, 1 de mayo de 2017

Día del Trabajo. Madrid, 1º de mayo de 1917

Madrid, cien años atrás

El 1º de mayo de 1917 fue martes. El día amaneció nublado, con una temperatura de 11,7° a las ocho de la mañana, alcanzando un máximo de 17,8° al mediodía. La situación política y social -marcadas ciertas diferencias-, no difería mucho de la actual.

En diciembre de 1915 las Cortes quedaban disueltas y se vivía la misma situación que cien años más tarde conocimos. Los acontecimientos centenarios podemos recordarlos en el artículo "Nuevo Gobierno de España. Madrid, 1915."


Manifestación obrera del 1º de mayo de 1917
Desarrollo
Pasadas las diez y media se puso en marcha la manifestación obrera congregada como cada año en la Plaza de Isabel II. Según las noticias, se calcularon más de 30.000 asistentes.

La Puerta del Sol durante la manifestación obrera del 1º de mayo de 1917.
Fotografía de Salazar
© Archivo HUM
© 2017 Eduardo Valero García-HUM 017-001 DIA DEL TRABAJO
© 2017 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

En perfecto orden avanzaron por la calle del Arenal los grupos encabezados por la bandera de la Agrupación Socialista y tras ella la presidencia, constituida por Matías Gómez, Ovejero, Besteiro, Anguiano, López Baeza, Andrés Lafuente, Largo Caballero, Almela y otros.

Les seguían las banderas de las Sociedades organizadoras, y detrás las de Chamartín de la Rosa y de panaderos, acompañadas de un desfile de niñas y niños cogidos de la mano. Otro grupo de pequeños iba de traje de domingo del gremio de albañiles.

Niñas y niños de la Agrupación Socialista de Chamartín de la Rosa en la Puerta del Sol
Fotografía deAlfonso
© Archivo HUM
© 2017 Eduardo Valero García-HUM 017-001 DIA DEL TRABAJO
© 2017 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

La bandera de los marmolistas iba rotulada con la siguiente leyenda: “Por la intolerancia de nuestros patrones llevamos siete meses de huelga.

Uniéndose al sentir general de duelo por la guerra europea, las banderas llevaban crepón negro y las solapas y pechos de los manifestantes cintas negras y rojas. A esto se sumaba el silencio, ya que desde 1915 no se gritaba ni se cantaban himnos en este festejo. En las calles no hubo presencia policial ni de otras fuerzas.

A las once entraron los manifestantes en la Puerta del Sol, donde hicieron tres paradas. A las doce menos diez continuaron su recorrido por la calle de Alcalá, donde se incorporó a la cabeza de la marcha el duque de Tovar.

Durante todo el trayecto el grupo femenino de la Casa del Pueblo repartió florecillas y lazos con la intención de recaudar dinero para El Socialista, órgano de los obreros.

Discurrió la marcha por Barquillo y calle de Piamonte hasta finalizar en la Casa del Pueblo (antiguo palacio del duque de Béjar).

Casa del Pueblo, de Madrid, inaugurada en noviembre de 1908.
Fotografía: Salazar
© Archivo HUM
© 2017 Eduardo Valero García-HUM 017-001 DIA DEL TRABAJO
© 2017 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Desde el balcón, y por ausencia de Pablo Iglesias, se dirigió a la multitud Julián Besteiro. Su discurso comenzaba diciendo:
Camaradas:
La resistencia de los Poderes políticos que defienden a la burguesía viene oponiendo siempre a la clase trabajadora hace que hoy formulemos las mismas peticiones de todos los años.
Desde 1898 pedimos las ocho horas de trabajo, sin conseguir que alcance a todos esta justicia, porque esta acción sigue en el telar de las Cámaras españolas, sin que jamás se vea el tejido.

Se hizo alusión a los obreros del campo y la “Ley de accidentes del trabajo”; a los problemas políticos y sociales del momento; a la guerra de Marruecos y sus consecuencias. También se habló de la huelga general, aquella que históricamente se conoce como “Huelga general revolucionaria” de agosto de 1917.

Concluido el acto, una Comisión formada por Largo Caballero, Besteiro, García Cortés, López Baeza y otros, entregaron al ministro de la Gobernación las siguientes conclusiones:
Primera. – Petición de ocho horas de trabajo como punto principal de la legislación obrera.
Segunda. – Obras que ocupen a los parados.
Tercera. – Medidas para el abaratamiento de las subsistencias.
Cuarta. – Terminación de la guerra de Marruecos.
Quinta. – Supremacía de la jurisdicción civil y abolición de la ley de jurisdicciones.
Sexta. – Extensión de la ley de accidentes del trabajo a los obreros del campo.
Séptima. – Reducción de la jornada a la dependencia mercantil.
Octava. – Supresión del trabajo nocturno en las panaderías.
Novena. – Fijación de la jornada de trabajo en la industria textil.
Décima. – Aprobación del Código minero.
Undécima. – Reglamentación del trabajo para los obreros del mar.
Duodécima. – Responsabilidad de jefes, oficiales y clases de la Guardia civil ante los Tribunales ordinarios.
Decimotercera. – Ampliación de la amnistía.

Respuesta del Presidente
El entonces Presidente Manuel García Prieto, marqués de Alhucemas, recibió a la Comisión y departió con sus miembros largo rato. Finalizada la reunión comentó el marqués a la Prensa:
"Yo les he dicho, con toda sinceridad, que siento gran cariño por las clases trabajadoras, y les he expuesto mis deseos de hacer en favor de ellas cuanto me sea posible.
Y como soy hombre dado a las realidades prácticas, me he visto en la necesidad de recordales el adagio popular que dice: «El que mucho abarca poco aprieta».
He hecho ver a los comisionados las dificultades que en los momentos actuales se oponen a que sean resueltas todas sus peticiones.
La hora actual no nos permite otra cosa que atender al problema de las subsistencias y al de la crisis del trabajo, respecto de los cuales he dicho a la Comisión que contara en este sentido con los mayores esfuerzos del Gobierno.
También les he dicho que en la próxima etapa parlamentaria, que, naturalmente, habrá de ser breve, quisiera llevar el problema a que ellos dan verdadera importancia, que es el del extrarradio, para el mejoramiento del cual he solicitado la colaboración de los que me visitaban.
Les he dicho asimismo que deseo estar en contacto con ellos para conocer sus necesidades y ver de poner los remedios, y que por lo demás vean siempre en mí al compañero del Instituto de Reformas Sociales, que siempre tuvo con ellos relaciones muy cordiales." [1]

Palabras, muchas palabras; sin plasma de por medio, ni portavoces chulescos, pero que suenan como las promesas de este siglo.
Y esta misma opinión tenían los comisionistas, quienes lo habían comentado en el mitin celebrado por la tarde en el teatro de la Casa del Pueblo, recogida en las páginas de El Imparcial:
"Declararon que las habían agradecido, pero que tan acostumbriados están a promesas, que ya desconfían de todos los gobernantes." [2]

Así fue aquella "Fiesta del Trabajo" del Madrid de cien años atrás. Muchas cosas se lograron, con sacrificio y lucha. Logros hoy mermados en parte y que derivan en la precariedad laboral y la necesidad de encomendarse a una Virgen famosa, por si en algo ayuda a los gobernantes. En cuanto a nosotros, que Dios nos ampare.


¡Feliz día trabajadores!



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

[1] El Imparcial. 1917. Madrid, LI (18.037) p. 4
[2] Ibídem

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "Día del Trabajo. Madrid, 1º de mayo de 1917", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red. Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-001 DÍA DEL TRABAJO
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325