lunes, 28 de noviembre de 2016

Coplas del domingo. El maltrato visto por Antonio Casero. Madrid, 1911.

Copla del domingo que nos recuerda una sociedad de doble moral, posesiva, egoísta y violenta. Descarnada prosa que evidencia un problema aún presente que afecta a la mujer desde siglos ha.

El 25 de noviembre se celebró el Día internacional de la violencia de género; por eso hemos elegido esta copla, y además un fragmento del texto escrito en el año de 1877 por la escritora María del Pilar Sinués de Marco (“Laura”) para el diario Liberal El Imparcial.
Decía Sinués de Marco:



Antonio Casero publica el domingo 17 de diciembre de 1911 su tradicional columna “Coplas del domingo” en el Heraldo de Madrid. Con su sarcasmo habitual, utiliza el diálogo entre un suegro y su yerno para poner en evidencia el problema del maltrato a la mujer. Lo hace de forma natural, sin perjuicios; quizá por estar acostumbrado o resultarle normal ese tipo de actitud hacia las féminas.

Pone por título “El querer de los padres”, frase que oculta la realidad -bien visible en el texto-, de una situación latente esos días de diciembre en el Madrid de 1911.


EL QUERER DE LOS PADRES
—Oye, mira, Marceliano;
m'ha dicho la Bernabea
que dende que contrajiste
nudo nupcial con mi Pepa,
la endosas cada paliza
que la ties á golpes negra,
y está bien de que la toques,
pero con mucha prudencia;
que yo te di una señora,
pero no una pandereta.
—Si se ha vuelto usté romántico,
compadre; miá quién increpa,
y ha sío usté pa el alumbren
matrimonial una fiera.
—Esos son rumores tártaros,
y mu malitas querencias;
yo he tenío pa las damas
costumbres caballerescas;
dos tuve, y nadie m'ha visto
pegar á nenguna de ellas,
que harto tién las pobrecillas
con haber nació hembras.
—No me haga usté de reír,
que se me ha muerto mi agüela
hace un mes, y no está propio
que uno se ría; ¿y aquella
segunda, que tuvo usté
pa alivio de su primera
difunta, no llevó un ojo
empavonao á la tierra,
y no la dejó usté chata,
siendo la pobre aguileña?
Por lo visto usté se olvida
de su conduta guerrera,
y de los juicios de faltas
que le costaron las grescas;
¡pues ha roto usté poquitas
varas de fresno sobre ellas,
pa que se salga usté ahora
conmigo por peteneras!;
á convencer á los peces,
que yo ya soy trucha vieja,
y si la enseño el solfeo
á su hija de usté, pacencia;
que me zurza, y que me quis
y maneje una peseta,
que á mí con que cante ópera
ú marianas, ú grabielas,
cuando está fregando platos,
no me resuelve el poblema.
—¿De forma, que tú no estimas
na de lo que hace mi Pepa?
¿De modo que me he gastao
el dinero pa que aprenda
la bandurria y la guitarra
pa que tú no lo agradezcas?
—Pa eso haberla comprao un perro
golfo y unas gafas negras
y á pedir por esos mundos;
porque, vamos, que yo sepa,
pa ser una buena esposa
no hace falta la vihuela,
y lo mismo dice Rafles
y el Príncipe Chaf de Persia.
—Bueno, sí, los argumentos
que te traes los hipotecas,
y por caridad te pido
que no pegues á la Pepa,
que al fin y al cabo es mi hija
y tú no sabes la pena
que es pa un padre; te lo pido
de la forma que tú quieras;
ya ves, hasta se me saltan
las lágrimas; ten conciencia
—Eso debió usté mirarlo
con la pobre seña Usebia
y la infeliz seña Clara,
Dios las dé la gloria eterna;
fueron vírgenes y mártires
de usté, que las daba leña.
—Hombre, sí, pa qué negarlo;
no han llevao frío á la tierra;
vírgenes, no; pero mártires,
ha habido pocas como ellas.
—Entonces, ¿de qué se estraña
usté de lo de la Pepa?
—Y las otras, ¿no tuvieron
padre de tan buena cepa
como usté?
—Sí; pero, vamos,
es que mi chica es mu güena
y es mi chica, y mira, chico,
no me busques más poblemas
y quiérela, mia que luego
ese proceder nos pesa.
—Eso se llama egoísmo
en Madrid y en Alcobendas.
—El día que seas padre
de una hija como mi Pepa,
y con esmero la cuides,
y en el corazón la tengas,
y se la entregues á un hombre
que por amor se la lleva,
y un día el amor es odio,
y la denigra, y la pega
en la cara, en la carita
que besaste de pequeña,
en la que tu acariciaste,
en su carita morena,
verás lo que es egoísmo
y lo que es querer de verás;
sabrás lo que es una hija,
apreciarás estas quejas
que te estoy dando, en tus ojos
habrá lágrimas como estas
y te guardarás el genio,
como yo, donde te quepa,
y, así, con cara de súplica,
le dirás de esta manera:
¡No la mires con enojo
ni la trates con soberbia,
que es flor que cuidé en mi huerto
pa que en estima la tengas!

ANTONIO CASERO


El 3 de diciembre aparecía la noticia sobre una mujer víctima de la barbarie. No damos detalles del atroz suceso, más la agresión sufrida por la joven de 16 años Josefa Verdú, que vivía en la calle Magallanes, fue proferida por su amante, Ramón Báez (a) Ataulfo.



Una semana más tarde, el día 10 de diciembre, se anunciaron en el Heraldo de Madrid otros dos casos de violencia de género.
El primero había ocurrido en la calle Tudescos, donde Laura Piñeiro (a) La Portuguesa recibía dos disparos en la cabeza. Andrés Pérez Atienza, joven granadino de 18 años, fue el autor de los disparos.



El segundo caso ocurrió en la zona del Paseo de las Acacias. Urbana de Lera Millán era agredida por su novio, Pedro García Mora, panadero de treinta años, quien se dio a la fuga y desapareció por el barrio de las Injurias.




Por Pepa, Usebia y Clara; por Josefa, Laura y Urbana; por todas las mujeres que antes y después que ellas sufrieron y sufren maltrato; por las que ya no están. Por todas ellas publicamos este artículo, en la esperanza de ver erradicado tan triste mal.





Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2016) "Coplas del domingo. El maltrato visto por Antonio Casero. Madrid, 1911.", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325 [VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en este artículo son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia Urbana de Madrid. La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia Urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red. Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.




© 2016 Eduardo Valero García - HUM 016-013 COPLAS AC
ISSN 2444-1325