viernes, 22 de abril de 2016

Madrid, cien años atrás. Centenario de Cervantes

Venimos conociendo en nuestros artículos sobre el monumento a Cervantes que, aun existiendo interés por la persona del escritor, cualquier asunto tenía mayor importancia. Así, por uno u otro motivo, la gran celebración del tercer centenario brillaba… por su ausencia.

"Sepan quienes estas líneas leyeren que la carne que estos huesos soportaron perteneció a quien fue soldado cautivo, recaudador de impuestos, escritor de éxito y hombre de muchas miserias. Más no lo recuerden, vuesas mercedes, como tal, sino por sus libros".
María Pilar Queralt del Hierro [1]



[1] Queralt del Hierro, María Pilar, en “Cervantes tiene quien le escriba”, la primera antología de cuentos históricos dedicada al centenario de Cervantes en la que veinte autores han narrado su visión de la vida del escritor. Los derechos de autor irán destinados al Banco de Alimentos de Granada.
Este libro tiene su lugar en las Primeras Jornadas Madrileñas de Novela Histórica que se celebrarán los días 6 y 7 de mayo en la Casa del Lector de Matadero Madrid.


No faltaron publicaciones sobre Cervantes; tampoco nuevas y lujosas ediciones de su Quijote, ni sellos postales y medallas conmemorativas.
Realidad fue la organización del concurso de anteproyectos para un colosal monumento a Cervantes ¿O a la Patria? ¿Al idioma? ¿A la hispanidad?...
Un monumento al fin; y de él hemos hablado y aún nos queda mucho por contar.

Qué decir de las brillantes y reveladoras conferencias en círculos y ateneos; y de las tantas Juntas y Comisiones nombradas para tal o cual evento. Todo ello fraguado y realizado desde 1905, cuando los festejos en honor del ilustre manco eran lejanos en el tiempo. Pero ese tiempo se echó encima, y de aquellos barros estos lodos.


Cervantes sin homenaje
Llegó el año de 1916, sumando once desde la primigenia idea de un homenaje grandioso en el que participarían todas las naciones del mundo.
Sabemos, por el Real decreto de 30 de enero de 1916, que Alfonso XIII y el conde de Romanones estuvieron de acuerdo en postergar de manera indefinida la celebración del centenario. Sabemos también que la excusa perfecta fue el conflicto bélico en Europa y la hipócrita justificación de sumarse al dolor de aquellos pueblos posponiendo los festejos.

Aunque muchos digan que la situación actual del Gobierno de España es inusual y única, las hemerotecas nos cuentan que cien años atrás no era muy diferente. Aventurarnos a decir que las historias se repiten no sería acertado, más en abril de 1916 se celebraban elecciones después del fracaso y caos político que había comenzado en diciembre de 1915.


Madrid en los primeros meses de 1916
Antes de referirnos a este día 23 de abril de hace cien años ilustraremos al lector con lo ocurrido en meses anteriores.

Enero
Sin entrar en muchos detalles, los meses de enero y febrero ya los hemos visto en “Madrid, cien años atrás”. [Ver artículos de enero-1916]

Aún así, recordamos que el 25 de enero El Imparcial pedía al Gobierno que no se dilatase más la convocatoria de las nuevas Cortes.
"Hoy aparece en la Gaceta el decreto que reorganiza la Junta de Defensa nacional, y mañana publicará otro creando el Estado Mayor Central. Nadie podrá decir que se trata de un Gobierno dormido o descuidado. Pero en todo caso, y más aun en estos días, cuando las circunstancias exigen el concurso de la nación en sus más altas representaciones, gobernar sin Cortes sólo debe hacerse mientras sea absolutamente necesario."
En la actualidad no es muy distinta la situación.

Por recordarle, os contamos que nuestro popular madrileñista Antonio Casero tomaba posesión de su cargo de teniente de alcalde del distrito de Chamberí los primeros días de este mes.

Los vecinos del distrito regalaron a Casero un bonito pergamino pintado por el artista Sr. Pedrero, que le fue entregado conjuntamente con el bastón de mando. 

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Febrero
El 15 de este mes don Mariano de Cávia, gran defensor de la causa cervantina y muy crítico con lo poco que se hacía por el príncipe de los ingenios, recibía la anunciada Gran Cruz de Alfonso XII que se le había concedido. Por enfermedad no pudo ir a Palacio para que se la impusiera el monarca, por lo que Emilio María de Torres, secretario personal del rey, la llevó al domicilio del insigne escritor.

En lo concerniente a España, en Consejo de ministros celebrado el día 25 salía a la luz la realidad económica del país. Penosa, pésima, de absoluta crisis. El presidente del Consejo, Sr. Conde de Romanones, y el ministro de Hacienda, Sr. Urzáiz, estaban de uñas.
No pasaron ni 24 horas cuando el de Hacienda era puesto de patitas en la calle.
Por Real decreto de 26 de febrero queda nombrado nuevo ministro el Sr. Miguel Villanueva y Gómez, diputado a Cortes.

El día 24 nevaba copiosamente en Madrid


Marzo
Al segundo día de comenzar el mes dimite del cargo de gobernador civil de Madrid el conde de Sagasta, quien tanto había bregado por la erradicación de la mendicidad.

Dijo a la prensa el conde:
¿Causas de esta determinación mía? […] Obedece exclusivamente a lo mismo que con toda lealtad he expuesto al Presidente, al cual le he hecho ver la dificultad de llevar a cabo todos mis propósitos y planes relativos a la cuestión de la mendicidad, que tanto afecta a Madrid, dado el sistema de diversificación de fuerzas y separación de funciones que en este problema se viene siguiendo, cuando precisamente, y así lo manifesté al encargarme del Gobierno, es indispensable una completa y absoluta unidad de acción y dirección, sin la cual se esterilizan todos los recursos que se pongan en práctica, y resultan inútiles todos los esfuerzos que, para resolver cuestión tan importante, pueden hacerse.

El conde de Sagasta había conseguido durante su mandato hacer desaparecer los mendigos jóvenes llamados golfos, asilándoles, vistiéndoles y colocando a muchos en las minas, en el ejército y en otros trabajos; también había logrado retirar de las calles a todos los ciegos que pululaban por Madrid, pensionando a algunos; abrir con éxito una suscripción para ampliar el número de camas en el Hospital provincial y la cesión por parte del Estado de un edificio a medio terminar en Carabanchel Bajo (Vista Alegre), para dedicarlo a Hospicio. Además había activado las obras de otro edificio en Alcalá de Henares para instalar un asilo.

El puesto de nuevo gobernador recaería en la persona del diputado a Cortes y ex subsecretario de Instrucción pública, Sr. Alejandro Roselló.

Carnaval
Como hemos visto, celebrar el Centenario de Cervantes podía herir los sentimientos de la castigada Europa. Festejar el Carnaval, con sus locuras propias y engalanadas carrozas parece que no hería nada. ¿Cervantes o Carnestolendas?

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


El inteligente humor de Tovar refleja esto y la lamentable situación económica del pueblo madrileño en estas dos significativas viñetas.





El rey y dos de sus visitas
Alfonso XIII, en compañía de su augusta esposa, asistió en esos días a la inauguración de la Caja Postal de Ahorros situada en la Catedral de las Comunicaciones.
Poco después visitará las obras de ampliación de las salas del Museo del Prado.

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Titta Ruffo
Ponemos un poco de gracia al relato recordando la presencia de Titta Ruffo en el Teatro de la Zarzuela


La Biblioteca Digital Hispánica de la BNE atesora varios registros sonoros de Titta Ruffo. Puedes escuchar su voz en este enlace.


Disolución de las Cortes
El lunes 20 de marzo se publicaba en la Gaceta el Real decreto por el que Alfonso XIII declaraba disuelto el Congreso de los diputados y la parte electiva del Senado.




El Instituto Cervantes
Por Real decreto del 24 de marzo queda consolidada la creación del Instituto Cervantes, conforme a la idea nacida en enero de ese año.



El 30 de abril, en la Sociedad de Escritores y Artistas, tuvo lugar el acto inaugural del Instituto Cervantes, con la asistencia del rey.


Recordando a Don Benito
Entre todo ese popurrí de políticos, periodistas e intelectuales que posan para la cámara de Salazar, reconocemos la figura de don Benito Pérez Galdós.
La fotografía fue tomada el 29 de marzo durante el banquete celebrado en el Hotel Ritz con motivo del éxito logrado por “El caballero audaz” con su libro “Lo que sé por mi”.

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Abril
Llegado el mes en que se cumplían los 300 años del fallecimiento de don Miguel de Cervantes se celebran las elecciones. Algo más para deslucir cualquier homenaje al insigne novelista.

Las elecciones para diputados a Cortes se celebraron el domingo 9 y las de senadores el mismísimo 23, día del aniversario de Cervantes. Prescindimos de los escándalos políticos derivados de aquellos comicios porque ya tenemos bastante con el disparate de nuestros días.

Ilustramos las elecciones del día 9 con estas fotografías de Alfonso, Marín y Salazar.







© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Y ponemos un toque de humor a la situación política de entonces con el arte y el sarcasmo de Tovar y Sileno.





© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325



Exposición de anteproyectos finalistas
El día 13 se inauguraba la exposición de los tres anteproyectos finalistas de los 53 que se habían presentado a concurso en 1915. De esta exposición hablaremos en la serie "Historia de un fiasco. El monumento a Cervantes".

Dejamos atrás otras cuestiones y pasamos, pues, al tema que ahora nos ocupa: la celebración del III Centenario de Cervantes… otro disparate.


III Centenario de Cervantes
22 de abril de 1916
Casa del Pueblo
El 22 de abril la Casa del Pueblo de Madrid fue la única en rendir homenaje a D. Miguel de Cervantes Saavedra en el día de su fallecimiento. Lo hizo con una velada organizada por los obreros del libro.
El local estaba decorado con las banderas de todos los gremios de ese ramo. Un busto de Cervantes había sido ornado con las de los tipógrafos y encuadernadores.
No cabía un alfiler; allí estaban todos los obreros acompañados de sus familiares: madres, padres, esposas e hijos.

El acto fue digno de la persona a quien se homenajeaba y estuvo amenizado por la orquesta de ciegos, que había participado de forma generosa y desinteresada. También se representó el entremés de Cervantes "La cueva de Salamanca".

Se leyeron varios discursos enalteciendo la figura del príncipe de los ingenios y su obra. Incluso se llegó a nombrar a Don Quijote como valeroso paladín de los obreros oprimidos y se arengó sobre cuestiones afines a la situación sociolaboral.

Finalizado el homenaje se repartió entre los asistentes un folleto con la biografía de Cervantes escrita por Pi y Margall, acompañada por algunos fragmentos del insigne manco y su retrato (el que figura al inicio de este artículo).


23 de abril de 1916
Celebración del Centenario
No esperéis un relato cargado de alabanzas ni una crónica repleta de detalles sobre pomposos homenajes. Todo lo fraguado durante once años quedó reducido a un festejo de carácter escolar, único celebrado ese día en memoria del príncipe de los ingenios.

Coincidió el Centenario con las elecciones de senadores –celebradas en la Diputación a las diez de la mañana-, y el final de la Semana Santa, ya que fue domingo de Gloria.

La Plaza de las Cortes había sido el lugar elegido para el único acto público en honor de Cervantes, y la carrera de San Jerónimo la vía por donde discurriría un desfile.
Antes de las once de la mañana –hora prevista para el inicio del acto-, se fueron reuniendo en la plaza los 300 niños de ambos sexos pertenecientes a varios colegios de la capital (para algunos la cifra fue de 600). También estaban los jóvenes exploradores de España, dirigidos por el comisario .general, Sr. Cuyás; por el Sr. Comba y el jefe provincial D. Ángel León.

La escalinata del Congreso de los diputados hacía de improvisado escenario, engalanada ella con sus peldaños y columnas que sujetan el bonito frontón, nada más.
Allí se fueron ubicando el jefe del Gobierno, los ministros de Instrucción pública y de la Guerra, el subsecretario de instrucción pública, el delegado regio de primera enseñanza, señor Ortega y Gasset; lo Sres. Arias de Miranda y Torromé; el Sr. Garrido, en representación del alcalde; el conde de Pinofiel, el Sr. Gamoneda, los funcionarios de Instrucción pública Sres. Illana, Magaseny, Dic y Torromé; tres secretarios del ministro, y otras muchas personalidades.

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Las bandas Municipal y de Ingenieros se habían colocado en los jardincillos de la plaza, de frente al Congreso. Era la colaboración del Ayuntamiento y el Ministerio de la Guerra para dotar de un poco de solemnidad a tan paupérrimo festejo.

Los vecinos de las casas colindantes también quisieron colaborar engalanando sus balcones con bonitas colgaduras.

Antes de comenzar el acto, y de modo ceremonial, un grupo de exploradores colocó a los pies del monumento a Cervantes una preciosa corona de laurel que había sido confeccionada con gran maestría por el jardinero mayor del Ayuntamiento, D. Cecilio Rodríguez. Ostentaba la corona una dedicatoria escrita en una lujosa cinta de seda que decía: “Los exploradores de España, al inmortal Cervantes

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Inmediatamente después de este homenaje comenzaron a sonar las bandas interpretando himnos, marchas y pasodobles. Los escolares acompañaron con sus voces los acordes de algunos himnos.

Al grito de ¡Viva España! y ¡Viva Cervantes!, contestado con clamor por los niños y público, comenzaba el desfile de los diferentes grupos escolares que depositaban su ofrenda floral bajo la imagen del Cervantes metálico.
Durante una hora, que fue el tiempo en que se prolongó el desfile, los niños colocaron ramos de flores y coronas en rededor de la base del monumento, superando la altura de medio metro.

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Acto seguido, todos los niños participantes recibieron como recuerdo un ejemplar de los entremeses “La guarda cuidadosa”.

A las siete de la tarde, en el Ateneo de Madrid dio una conferencia la escritora Blanca de los Ríos de Lampérez sobre el tema "Sevilla, cuna de Cervantes".
Y algunas cosas más hubo, todas ellas discursos pomposos... y nada más.

Así celebró Madrid la muerte y Centenario de Miguel de Cervantes Saavedra; el príncipe de los ingenios; el ilustre manco de Lepanto; el pobre e incomprendido novelista; fracasado en vida y poco idolatrado en su eterno descanso, hasta nos permitimos erratas en la lápida de su tumba.
 



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2016) "Madrid, cien años atrás. Centenario de Cervantes", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325 [VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2016 Eduardo Valero García - HUM 016-008 CERVANTES IV CENTENARIO
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325