jueves, 7 de abril de 2016

Historia de un fiasco. El monumento a Cervantes. Los elegidos (1915)

En 1915, después de diez años, se anuncia el concurso de anteproyectos para la construcción del monumento a Cervantes. El capítulo anterior, tercero de esta serie, finalizaba con el jurado avocado a la elección del mejor proyecto de los cincuenta y tres presentados y expuestos en los palacios de Cristal y antiguo Museo de Ultramar. La difícil tarea la realizarán los diecisiete miembros del jurado, bajo la presidencia del cervantista Sr. Rodríguez Marín, el 15 de octubre de 1915.
"Se ha dicho, con un equivocado espíritu patrio, en periódicos y discursos, que esta Exposición de anteproyectos arquitectónicos y escultóricos era una maravilla ideológica y técnica. Nada más lejos de la verdad.
Tampoco ha sido un fracaso rotundo puesto que, sin excesiva benevolencia, puede entresacarse tres ó cuatro bocetos buenos, cinco ó seis discretos y otros tantos medianos. Pero se ha cometido un grave error consintiendo la exhibición de esta última clase de desaciertos que nada autoriza ni disculpa y que han perjudicado en cambio á la excelencia del conjunto y á una iniciación de armonía en el visitante."
NUEVO MUNDO. Madrid, 1915. XXII (1.136) [1]



Monumento a Cervantes
CONTENIDO: PRIMERA PARTE (1905-1913) - SEGUNDA PARTE (Enero-Mayo, 1914) - (Junio-Diciembre, 1914) - TERCERA PARTE: Concurso de anteproyectos (1915) - Los elegidos (1915) - CUARTA PARTE: El monumento de Coullaut Valera y Martínez Zapatero -

La exposición tuvo el éxito de acogida esperado. El pueblo madrileño acudió al elegante espectáculo con curiosidad y en favor de las arcas del Estado, porque, como ya comentamos, se cobraba entrada.

Vistos los cincuenta y tres descomunales anteproyectos nacidos de la creatividad de artistas de Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao, Sevilla, Almería, Castellón, Oviedo, Mallorca y Málaga, surgieron algunas preguntas. Cristóbal de Castro, en el Heraldo de Madrid del sábado 16 de octubre, no duda en manifestarlas:
"Faltan sólo unos meses para conmemorar el centenario de Cervantes, y aun no se sabe exactamente lo que vamos a conmemorar. ¿Se trata de una conmemoración puramente literaria o de una conmemoración espiritual y étnica? ¿Se ha de glorificar la patria o al idioma, o entrambas cosas a la vez?"

Pero Cristóbal de Castro continuaba devanándose los sesos en busca de explicaciones. No quedaba claro en absoluto cuál era el propósito del monumento y en qué se habían basado los artistas más allá de alegorías banales.
"¿Va a ser el centenario homenaje, mas o menos grandioso, de un pueblo a su escritor más alto, o será el tributo, sin precedentes en la Historia, de 22 naciones que hablan el mismo idioma, al genio que perpetuó este idioma por los siglos de los siglos?"
"En el monumento a Cervantes, ¿qué se intenta conmemorar? ¿La patria o el idioma?"
Dudas razonables que llegan hasta nuestros días.


Madrid, 1915
Los elegidos
Las preguntas planteadas en el Heraldo de Madrid, y que hoy perduran, tuvieron que ser también las planteadas por los artistas en el momento de concebir sus obras. Y tuvo que ser un gran dilema para los miembros del jurado, ínclitos señores que debieron pasar malos ratos hasta llegar al veredicto final.
Teniendo en cuenta las palabras vertidas por Nuevo Mundo -citadas al inicio de este artículo-, si tan pocos eran los anteproyectos de calidad, más les hubiese valido hacer una criba inicial; pero, como vimos en la primera parte de este capítulo, al rey Alfonso XIII le gustaron todos los bocetos y manifestó su deseo de que el Estado adquiriese los no premiados para la colección del Museo de Arte Moderno. ¡Cómo contradecir al monarca! (Sobre esto hablamos más abajo)

El artículo 5º del Real decreto de 29 de marzo de 1915 decía que de los proyectos presentados podían elegirse hasta tres, "si por las dos terceras partes de votos de los Vocales presentes en el acto de la calificación, se estima que hay alguno o algunos dignos de tal preferencia."

Y así lo hizo el jurado, apostando en una primera rueda de votaciones por el proyecto del arquitecto Teodoro de Anasagasti y el escultor Mateo Inurria, identificado con el nº 19 en la lista de participantes. Obtuvo 16 votos.

© BNE
La Ilustración Artística, 1915
Foto: Vidal
ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

El proyecto del arquitecto Rafael Martínez Zapatero y el escultor Lorenzo Coullaut Valera, identificado en la lista con el nº 5, obtuvo 13 votos.

© BNE
La Ilustración Artística, 1915
Foto: Vidal
ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

En una segunda ronda de votaciones alcanzó un considerable número de votos el proyecto identificado con el nº 2 del arquitecto Baltasar Hernández Briz y el escultor Ángel Ferrant.

© BNE
La Ilustración Artística, 1915
Foto: Vidal
ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Hubo otros proyectos que alcanzaron puntuaciones importantes, pero ninguno superaba las dos terceras partes de los votos.

Entonces el jurado determinó como elegidos los proyectos nº 2, 5 y 19. Sus autores recibían el importe de la mitad del premio y desde ese momento contaban con un plazo de cinco meses para realizar los proyectos al "10 por 100" de su tamaño original.
Presentados esos proyectos se procedería a la votación definitiva y al pago de la otra mitad del premio, sumando así las 11.666,66 pesetas ofrecidas a cada participante. (Art. 6º del Real decreto de 29 de marzo).

Estas y otras cuestiones quedaban reflejadas en la Real orden de 25 de octubre, publicada en la Gaceta de Madrid nº 309, del 5 de noviembre.

Días después la Colonia andaluza ofrecía un lunch a Coullaut Valera y Martínez Zapatero en el local "La Patria chica". Toda la concurrencia brindó con un Jerez en honor de los premiados.
El fotógrafo Salazar inmortalizó aquel brindis en las páginas de Mundo Gráfico.

© BNE
Mundo Gráfico, 1915
Foto: Salazar
ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Detalles de la Real orden
La Real orden incluía dos detalles significativos en las disposiciones hechas por Alfonso XIII y firmadas por Eduardo Dato Iradier como presidente del Comité ejecutivo del Centenario.

Condecoraciones
Se proponía al Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes la concesión de cruces de la Orden de civil de Alfonso XII a los siguientes participantes:

José Costa Recio, arquitecto, y M. García González, escultor (Proyecto nº 14)



Emilio Antón Hernández, arquitecto, y Manuel Castaños, escultor (Proyecto nº 16)



Luis Sáinz de los Terreros, arquitecto, y Lorenzo Ridaura, escultor (Proyecto nº 32)



José de Lorite, arquitecto, y Angel García, escultor (Proyecto nº 49)



Tararí que te vi
El día que se inauguró la exposición de proyectos los participantes solicitaron se les abonase alguna cantidad por los gastos de desplazamiento, montaje y desmontaje. Como el rey estaba allí, un miembro del Comité ejecutivo le trasladó aquella cuestión. Momentos antes el rey había manifestado a Eduardo Dato lo de llevar al Museo de Arte Moderno las obras no premiadas, por lo que contestó que eso era más que suficiente.

© BNE
La Hormiga de Oro, 1915
Foto: Ortiz
ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Para que no quedase duda al respecto, en la Real orden se especificaba:
"Los Arquitectos y Escultores que han presentado bocetos en el concurso de anteproyectos para el monumento de Cervantes, deberán retirarlos en el plazo de un mes á contar desde la fecha de esta Real orden, siendo de su cuenta los gastos que en ello se ocasionen.
Pasado el plazo á que se refiere el párrafo anterior, el Comité Ejecutivo del Centenario de Cervantes resolverá lo que estime conveniente respecto al destino de los anteproyectos presentados, no siendo responsable del deterioro ó destrucción, en su caso, de los mismos."

Y por si alguien no lo había entendido o se le había olvidado, El Globo del 1º de enero de 1916 anunciaba:

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

¿Qué fue de aquella buena intención de adquirir el Estado los proyectos no premiados? ¿Qué fue del deseo de exponerlos en el Museo de Arte Moderno? ¡Quis novit!


Recaudando céntimos
En 1905 se había abierto una cuenta en el Banco de España donde se recibirían las suscripciones para la construcción del monumento a Cervantes (Real orden del 8 de mayo de 1905).
Posteriormente se fueron publicando nuevos decretos y reales órdenes que incluían modificaciones y añadidos.

Por su parte, el Comité ejecutivo del Centenario invitaba a todos los Centros docentes de España a recaudar fondos entre sus alumnos para el monumento a Cervantes.

La cuota rnáxima para estudiantes de las Universidades, Escuelas militares, Ingenieros, etc., podía ser de una peseta y la mínima, 10 céntimos.
Para los Seminarios, Institutos y demás centros de esta categoría, oficiales como particulares, la cuota era de 50 céntimos.
Los niños que asistían a las escuelas de capitales de provincia o partido judicial, 10 céntimos, y los de las demás escuelas, cinco.

Los maestros enviarían las cantidades recaudadas a los directoras de los respectivos Institutos en listas de los donantes; mientras que los demás Centros enviarían lo recaudado a los rectores de la Universidad del distrito, en la misma forma.
Tanto los directores de Instituto, como los de las Academias militares y rectores, ingresarían lo recaudado en el Banco de España o sucursales, enviando las relaciones de donantes a la Secretaria del Comité ejecutivo del Centenario (Presidencia del Consejo de ministros).
Se había señalado el día primero de Diciembre para verificar la recaudación en todos los indicados Centros docentes.

Pero como todo lo relacionado con Cervantes se veía afectado por unas u otras razones, el 27 de diciembre La Época publicaba el siguiente aviso:

© ARCHIVO HUM
© 2016 Eduardo Valero García-HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
© 2016 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Finaliza aquí el año 1915 con tres anteproyectos elegidos cuyos proyectos a escala debían estar listos para marzo de 1916, mes en el que se determinaría el ganador y serían expuestos al público.
La exposición se inauguró el día 13 de abril a las cuatro de la tarde en el Palacio de Cristal.
Considerando que el 23 de abril se celebraría el III Centenario de la muerte de Cervantes, y que por Real orden del 8 de mayo de 1905 se había decretado la construcción de un monumento, pasados más de diez años y a escasos días para la celebración, poco monumento se erigiría en su memoria.



Primera parte (1905-1913)

Cuarta parte. El monumento de Coullaut Valera y Martínez Zapatero

Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2016) "Historia de un fiasco. El monumento a Cervantes. Los elegidos (1915)", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ ISSN 2444-1325 [VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2016 Eduardo Valero García - HUM 016-007 CERVANTES IV CENTENARIO
Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325