martes, 22 de diciembre de 2015

El Gordo de Navidad de Historia Urbana de Madrid

Si Cándido González continuase en activo, a él hubiésemos ido en busca de la fortuna.
Diminuto hacedor de ilusiones y venturas que transitó este mundo entre el siglo XIX y el XX. Gnomo de la suerte, como lo fueron el "Ilustre Gallego" o el "Enano afortunado" (también llamado "Mil hombres"), procurando saciar los deseos de este vicio nacional llamado Sorteo de Navidad... ¡El Gordo!



En esas lides nos encontramos hoy, viendo como pasmarotes el intermitente girar de las bolitas en el bombo. Atentos, alertas, escuchando el trinar de los niños de San Ildefonso; esperando que canten como himno celestial el número adquirido premonitoriamente. ¡Qué bien sonaba en pesetas!

Olvida todo, no te aflijas, porque si de premios Gordos se trata, esto voy a decirte...

Del anual sorteo
ya cercano el día,
mucha gente busca participaciones
en la lotería.
—Deme uste dos reales
en su numerito—
dícele en la tienda del aceite Carmen,
al señor Benito.
—¡Deme una peseta,
señor Baldomero,
en el ciento trece!—dice la Gertrudis
a su carnicero.
Y hasta con su jefe juega
Paco Vega,
aunque es tan severo que con él se dice
que ni Cristo juega.
Y en las oficinas,
y en las Redacciones,
y en las reboticas, y en los almacenes,
y en las fundiciones,
y en los tupinambas,
y en las barberías,
y en los saloncillos y en los restaurantes,
y en las sacristías
y en los domicilios
toda esta semana
jnegan las señoras y los caballeros
lo que tienen gana.
Tú, lector, acaso
tienes la manía
de jugar con Celes o con Eduvigis
a La lotería.
Pero no supliques,
oh, lector querido,
suerte a Santa Rita, porque sé de muchos
que se la han pedido;
ni al santo abogado
de las aventuras,
ni a las tres Marías, ¿sabes?, ni a las once
mil Vírgenes puras,
ni a la milagrosa
Virgen de la Malva,
ni a San Agapito, ni a Santiago Apóstol,
ni a Santiago Alba,
ni a San Secundino,
que es un poco sordo.
Digo que no cuentes con los seis millones*,
porque el premio gordo...
(lo diré en tres formas
para que se entienda)
sólo es para mangue, sólo es para miquis,
sólo es para menda.

Juan PÉREZ ZÚÑIGA

* De seis millones de pesetas fue el premio gordo de la Lotería de hace cien años. El 22 de diciembre de 1915, a las 14:05 h., salía del bombo el 48.685



Bibliografía


Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.
En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2015) "El Gordo de Navidad de Historia Urbana de Madrid", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/

· Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación. 
· En todas las citas se ha conservado la ortografía original.


© 2015 Eduardo Valero García - HUM 015-016 RECUPAPEL
ISSN 2444-1325