viernes, 21 de agosto de 2015

Traída de aguas, fuente del chorro de la Puerta del Sol y la Mariblanca

A propósito de una imagen publicada en el grupo de facebook "Historias matritenses", que hace referencia a la traída de las aguas a Madrid y la puesta en marcha de la fuente provisional de la calle Ancha de San Bernardo, queremos recordar otra fuente, la del chorro de la Puerta del Sol. Pero antes, un inciso para ilustrar aquel momento.

La imagen publicada en el grupo de Facebook "Historias Matritenses"


Traída de aguas a Madrid 
El avance tecnológico hizo realidad el milagro de traer las limpias y ricas aguas del Lozoya a la ciudad. La mano de la reina "de los tristes destinos" dio la señal para que comenzase a manar el líquido elemento. Aconteció aquello la tarde del 24 de junio de 1858 en el Campo de Guardias, en el interior del depósito que había sido profusamente engalanado para la ocasión.
Isabel II lucía un elegante vestido de seda rosa con cintas y gasas; ceñida en su sien una magnífica diadema de perlas.

El periódico La España de ese día dedicaba una extensa columna al momento memorable que estaba a punto de acontecer. Comenzaba diciendo:




Los textos e imágenes que vienen a continuación corresponden a la revista El Museo Universal de julio de 1858 (Año II - Núm. 13), publicados con motivo del regio evento. En primer lugar vemos el aspecto que tenía entonces la fuente del depósito del Campo de Guardias; es un grabado de Francisco Ruiz y Federico Rico.


© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

Como era de esperar, el bueno de Laurent también fotografió la fuente, así como otros tantos espacios de Madrid y provincias de España. Y como también era de esperar, la Biblioteca Nacional de España atesora ésta y muchísimas imágenes; bueno es darlas a conocer citando siempre sus fondos.

"Rio Lozoya : estatua de piedra original del escultor Sabino de Medina "
Laurent, J. (ca. 1858)
© BNE-bdh Signatura: 17/215/5
Atribuida a J. Laurent en el catálogo de la subasta de Soler y Llach de 16 de diciembre de 2009. 
Fotografías y fotolibros
Fecha basada en que la fuente fue inaugurada oficialmente el 24 de junio de 1858
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


A continuación, el grabado de Urrabieta y Tomás Carlos Capuz, que inmortaliza el momento ya descrito, cuando las aguas entraron por las escalinatas del depósito.

"[...] oyose un pavoroso estruendo, y las aguas en copiosa catarata, se precipitaron por ambas escalinatas cayendo con estrépito al fondo del depósito. Fue aquel un momento sublime, todo el mundo quedó suspenso y sobrecogido, desatándose despues en gritos de entusiasmo y alegría."

© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

En esos momentos de emoción, de increíble asombro por lo que estaba ocurriendo, y para exaltar aún más el fervor patrio, algunas voces entonaron el siguiente himno:

"Portento cristalino
que a los espacios subes:
¿te vas entre las nubes
fantástico a ocultar?
¡Ah, no! ya con asombro
miramos como rizas
tus ondas quebradizas
espléndido al bajar.

Tus ondas que descienden
cual pálidas estrellas,
en líquidas centellas
de estraña brillantez,
o en copos destrenzadas
de espuma limpia y leve,
como escarchada nieve
de hermosa candidez.

¡Honor, gloria a la ciencia
palanca irresistible!
¡laurel inmarcesible
al genio creador!
Por él Lozoya altivo
se arranca de su asiento,
y eleva al firmamento
su inmenso surtidor.


A las ocho y cuarto de la noche, la reina Isabel II, su marido, el pequeño Alfonsito y la infanta Isabel, se trasladaron junto con la pomposa comitiva a la puerta de la calle Ancha de San Bernardo; allí se agolpaba gran número de madrileños frente a la fuente provisional.
Un giro de llaves propicio la salida del agua por el potente surtidor. El chorro se elevó por los aires alcanzando una altura de "noventa y tantos pies", y el pueblo, alborozado, gritó de alegría y fue testigo de aquel avance tan necesario para la Villa y Corte.

El pintor madrileño Eugenio Lucas Velázquez -autor también de la imagen que encabeza este artículo-, pintó otra escena que corresponde al mismo momento. Se trata de un cartón al óleo de pequeñas dimensiones (63 x 78 cm) que bien pudo ser boceto del otro.


Justo es aclarar que a Eugenio Lucas Velázquez se le conoce también como Eugenio Lucas Padilla o Eugenio Lucas el Viejo; cualquiera de estos dos nombres es erróneo.

Los grabadores Francisco Ruiz y Bernardo Rico retrataban así el momento de la puesta en marcha de la fuente.


© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

De la fuente decía el dominical Gaceta de los Caminos de Hierro de 27 de junio:



Hasta altas horas de la noche de aquel 24 de junio de 1858, y durante varios días, el pueblo de Madrid visitó la fuente de la calle Ancha y el depósito, como muestra de agradecimiento a sus mentores y promotores.



La fuente del chorro de la Puerta del Sol
De nuestro proyecto en ejecución "Madrid y Galdós - Galdós en el Siglo XIX", que se centra en la vida del insigne escritor canario en la Villa y Corte, recuperamos dos momentos que hacen referencia a la fuente: junio de 1860 y julio de 1862.

El Capítulo I de "Madrid y Galdós - Galdós en el Siglo XIX" da comienzo en 1860 -año que podemos considerar como inicio de la época galdosiana-, para situar al lector en el Madrid Isabelino, con la narración de los acontecimientos más destacados en la vida de la ciudad.
Uno de aquellos acontecimientos fue la inauguración de la fuente de la Puerta del Sol, acto verificado el 24 de junio de 1860.

Así lo contábamos:

1860
Junio
Fuente de la Puerta del Sol
La popularmente conocida como "fuente del chorro" de la Puerta del Sol, fue inaugurada el 24 de junio. Se la llamó "del chorro" por el famoso y potente surtidor que disparaba el agua a 30 metros de altura.
La fuente, circunscrita en un pilón de dieciocho metros de diámetro, estaba provista de un surtidor con boca de siete centímetros de diámetro por donde salía con gran fuerza el chorro procedente de un canal subterráneo de setenta y siete kilómetros de longitud; dicho canal traía las aguas del río Lozoya hasta el primer depósito del Canal de Isabel II.
Una multitud, además de la propia Isabel II, asistieron a la inauguración y puesta en marcha del surtidor. El asombro fue mayúsculo al contemplar la altura de tan colosal chorro; tanto que el escritor Manuel Fernández y González, en un arranque poético escribió: "¡Oh maravilla de la civilización, que pone los ríos de pie!".


Fuente de la Puerta del Sol. Surtidor.
Autor: Kaulak, 1860
Museo de Historia. Madrid

Reforma de la Puerta del Sol.
Fuente con surtidor.
Autor anónimo, 1861
© BNE Biblioteca Nacional de España


En el Capitulo III, que corresponde a 1862 -año en que un jovensísimo Benito Pérez Galdós llega a Madrid-, se habla de las incomodidades generadas por el "chorrito" de la fuente.

1862
Julio
Isabel II en el Santuario de Atocha
El Diario Oficial de Avisos de 19 de julio, publica el Bando de la alcaldía corregimiento por el que se avisaba que a las seis de la tarde se trasladaba en público la reina Isabel II hacia el Santuario de la Virgen de Atocha. La soberana acudía al templo para dar gracias al Altísimo por su feliz alumbramiento.
"[...] saliendo del real palacio por el arco de la Armería, calle Mayor, Puerta del Sol, Carrera de S. Gerónimo y paseos del Prado y Atocha, á la iglesia de este nombre, y regresando por los espresados paseos, calle de Alcalá y Puerta del Sol, calle Mayor y arco de palacio.
Al noticiarlo al público, espero que los vecinos de las calles designadas, darán una nueva prueba de adhesión y respeto á su reina, adornando con colgaduras los balcones de sus casas.
Madrid, 19 de julio de 1862.-El duque de Sesto."


El chorrito de la fuente de la Puerta del Sol
Ese mismo día 19, y para adornar el paso de la reina por la Puerta del Sol, culminaron las pruebas de agua que se venían haciendo desde hacía unos meses en la nueva fuente. Como comentamos en el capítulo I (Junio de 1860), año de la inauguración de la fuente, el chorro que despedía el surtidor era descomunal en altura y fuerza. Pues bien, dos años más tarde aquello no había cambiado y la proporción del líquido elemento que se elevaba al cielo era directamente desproporcional al tamaño del recipiente que lo contenía, es decir el pilón. Esto ocasionaba el desbordamiento del agua y su vertido sobre la plaza. Además, a diario, y en especial cuando arreciaban los vientos de Guadarrama, transeúntes y transportes quedaban empapados.

"VÍCTIMAS DE LA NUEVA FUENTE DE LA PUERTA DEL SOL"
El Museo Universal, Agosto de 1862

Las críticas no se hicieron esperar, y a las del potente chorro y su mínimo pilón se sumaron las de lo poco que iluminaban las farolas y la necesidad de vallar el citado pilón, cuyo borde servía de asiento por las noches a lo más malandras más selectos de la Villa y Corte.

-¿Qué significa ese equipo?
-Que tengo que pasar por la Puerta del Sol para ir a la oficina.
El Museo Universal, Agosto de 1862

Pone la puntilla a los grabados humorísticos sobre la fuente y su chorrito, el titulado "Madrid de antaño y Madrid de ogaño" (así es como se escribía antes hogaño). El dibujante recuerda las calles polvorientas del antiguo Madrid, y en particular la de la Puerta del Sol durante el tiempo de reformas; erial en verano, lodazal en invierno, y un mar de aguas fangosas en todas las estaciones después de la instalación de la fuente. Dos viñetas representan el cambio; "Los polvos de antaño", con la multitud afrancesada rodeada de polvo, y "Los lodos de ogaño", donde transitar por la Puerta del Sol era lo que se ve.

"MADRID DE ANTAÑO Y MADRID DE OGAÑO"
El Museo Universal, Septiembre de 1862

Si los grabados que hemos visto exageraban sobre las incomodidades provocadas por las aguas de la fuente, el siguiente nos muestra la realidad; es el momento del paso de Isabel II por la Puerta del Sol con la fuente en funcionamiento y el "chorrito" en toda su magnitud, dejando caer el agua hacia un lado.

"Paso de S. M. la Reina por la Puerta del Sol al dirigirse en la tarde del 19 al santuario de Nuestra Señora de Atocha"
Panorama Universal (El Mundo Militar), domingo 27 de julio de 1862

Pero para exageraciones, el detalle signado con el número 19 que aparece en el plano Madrid, a vista de pájaro (1873), conservado en el Institut Cartogràfic i Geològic de Catalunya.
Las aguas del Lozoya parecen invadir la plaza y elevarse sobre los tejados de la populosa urbanización.




Más apaciguada y con un chorrillo decoroso, fotografía fuente y plaza el famoso Charles Clifford en 1862. 

"[Puerta del Sol] C. Clifford Photo of H.M."
Clifford, C. (1862)
© BNE-bdh Signatura: 17/26/119
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Con un modestísimo chorro la captó Alfonso Begué en 1864.


Fuente de la Puerta del Sol
Begué, Alfonso. (ca. 1864)
Archivo HUM
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Hacia 1870 -según indica la signatura de la BNE-, el fotógrafo J. Laurent retrata la plaza y su fuente. El paso del tiempo y las reformas no pudieron con los elementos, y aire y agua en conjunción continuaron humedeciendo la Puerta del Sol.

"Madrid, vista general de la puerta del Sol. J. Laurent. Madrid."
Laurent, J. (ca. 1870)
© BNE-bdh Signatura: 17/32/26
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Hay mucha más historia sobre la fuente, y muchas más imágenes de la plaza donde estuvo emplazada hasta el año 1847, pero nosotros queríamos contar lo que más nos gusta: las historias de los madrileños que vivieron esos momentos. 

Y para finalizar, un breve recuerdo...


Fuente de la Mariblanca (Buen Suceso)
No es la historia de la antigua fuente que hubo en la Puerta del Sol, es sólo un recuerdo de papel de la que estaba coronada por la marmórea y nívea Venus conocida como la Mariblanca. Esa cuya réplica continúa adornado la plaza.

Decía de ella Vélez de Guevara, dramaturgo del Siglo de Oro:
"Aquella bellísima fuente de lapislázuli y alabastro es la del Buen Suceso, adonde, como en pleito de acreedores, están los aguadores gallegos y coritos, gozando de sus antelaciones para henchir de agua sus cántaros [...]

Porque la antigua fuente, también llamada de las Arpías o de la Fe, tenía la práctica función de traer el agua del viaje del Alto Abroñigal y depositarlo en el gran pilón de la fuente a través de los pechos de cuatro arpías. Y allí cargaban el líquido elemento los aguadores gallegos y asturianos.

"Animu,(repitió el fubalterno de los maniantales de Mariblanca, que también lo pudo fer de Marimorena)" [1]

"La Puerta del Sol"
entre 1665 y 1668?
Meunier, Louis (ca. 1630-)
© BNE-bdh Signatura: INVENT/70866
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 RECUPAPEL
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325


Lectura recomendada
Para conocer más detalles sobre plaza y fuente, recomendamos la lectura de:



Bibliografía
[1] Justicia y Cárdenas, Francisco de la, Escribano, José Matías, y Gutiérrez, Sebastián (1749) Los aguadores de la fuente de la puerta del Sol : Piscator de Mariblanca : pronostico verdadero o fabuloso de los sucessos elementares, y politicos : diario de los quartos de luna, para este año de 1749 compuesto por los comerciantes de las fregonas, obligados de los caminos de agua, tratantes de Neptuno, y publicadores de quien da vez ; y escrito por D. Francisco de la Justicia y Cardenas . Madrid. Descripción: En Madrid se hallará en la Librería de Mathias Escrivano, frente las Gradas de S. Phelipe, y en el puesto de Sebastian Gutierrez, en dichas gradas. BNE (Biblioteca digital hispánica)

Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor. 
En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2015) "Traída de aguas, fuente del chorro de la Puerta del Sol y la Mariblanca", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/

· Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación. 
· En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2015 Eduardo Valero García - HUM 015-010 RECUPAPEL