jueves, 15 de julio de 2010

Panteón de los Hombres Ilustres. Nuestra Señora de Atocha



Nuestra Señora de Atocha


Esta iniciativa de la Reina regenta Dña. María Cristina de derribar lo poco que quedaba de la Iglesia de Atocha y construir en aquel páramo una nueva basílica para venerar a la Virgen no era casual.

La iglesia de Atocha fue durante siglos un templo dedicado al culto de esta Virgen  madrileña que más tarde se convertiría en Real Iglesia, siendo sus principales benefactores la Casa de Borbón.


El 12 de noviembre de 1863 fue elevada a la dignidad de Basílica a petición de la Reina Isabel II, otorgándole esa gracia el Papa Pío IX.

Pero el pueblo madrileño ya veneraba a la Virgen desde el confín de los tiempos.
La imagen de la purísima, de oscura tonalidad, que sujeta en su brazo al niño y en la otra mano una manzana, tenía una pequeña ermita en época de los Romanos en el sitio denominado de la Vega.
Cuando Madrid se entregó a los árabes el pueblo pudo conservar extramuros las Iglesias de San Martín, San Ginés, Santa Cruz y la de Nuestra Señora de Atocha.

Cuentan las leyendas que D. Gracián Ramírez, gran devoto de la Virgen, vio que faltaba su imagen en la ermita. La buscó y dio con ella entre hierbas llamadas tochas o atochales, en un lugar denominado de Santiago el Verde.

Será Carlos I el que construya una iglesia, de estilo frío y severo, para el culto a la Virgen. Los monarcas sucesivos continuarán la obra del Emperador.

Felipe III se reservará el patronato de la imagen el 10 de octubre de 1602, establecerá una Capilla Real y ordenará que se cante una salve solemne todos los domingos.
Felipe IV agrega a su patrimonio el convento que, por escritura del 14 de junio de 1648, le ceden los fráiles dominicos. Ampliará entonces la Capilla cubriendo su cúpula y paredes con admirables frescos de Herrera de Mozo y Lucas Jordán.

La dinastía de los Borbones heredará de los Austrias la devoción a la Virgen de Atocha.
Felipe V hará construir el camarín de la Virgen y Fernando VII trasladará a los sábados la salve solemne de los domingos.

La imagen de Nuestra Señora de Atocha será trasladada al convento de Santo Tomás durante la toma del de Atocha por las tropas francesas. Luego volverá a su actual emplazamiento.

En las imágenes inferiores podemos ver la fachada y el claustro del convento, conocido también por los madrileños como 'Casa de Predicadores'.
El incendio declarado el día 13 de abril de 1873 borró de la geografía urbana de Madrid este magnífico edificio cuya portada era obra de los hijos de Churriguera y estaba bajo el protectorado del Conde-Duque de Olivares.



La Basílica de Nuestra Señora de Atocha fue protagonista de grandes sucesos. El pueblo de Madrid se congregaba allí para las solemnes misas y otros eventos dedicados a la Corona y a la propia Virgen.

El periodismo del  Siglo XIX se hacía eco de aquellos acontecimientos y los dejaba reflejados en sus páginas con noticias e ilustraciones que recuerdan una Villa y Corte muy distinta a la que hoy conocemos.


Estos grabados muestran escenas de los funerales del General Prim, asesinado el 27 de diciembre de 1870.

'LA ILUSTRACIÓN MODERNA Y AMERICANA' del 8 de julio de 1874. El dibujo muestra la conducción del cadáver del General Concha a la Basílica de Atocha. (Ilustración de Ríos tomada desde la Carrera de San Jerónimo)

'LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA' del 30 de marzo de 1876. El grabado reproduce el momento de la llegada del Rey Alfonso XII para sisitir al Te Deum en homenaje al ejército vencedor de la Tercera Guerra Carlista.
'LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA' del 8 de julio de 1878. Dibujo del natural de Perea que muestra la última visita realizada por  S. M. la Reina María de las Mercedes a la Basílica poco antes de fallecer.

'LA ILUSTRACIÓN ESPAÑOLA Y AMERICANA' del 8 de noviembre de 1880.  El dibujo del natural de Ferrant muestra la presentación de S. A. R. la Infanta Heredera a Nuestra Señora de Atocha

Esta ha sido la breve reseña histórica que sobre la Basílica de Nuestra Señora de Atocha quisimos contar, por su estrecha vinculación con el Panteón de los Hombres Ilustres, y en especial por el título del proyecto ganador que hace referencia a la Virgen de Atocha.



Bibliografía

Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2015) "Madrid y Galdós. Discurso y la novela en el tranvía", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/

• Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
• En todas las citas se ha conservado la ortografía original.

© 2010-2015 Eduardo Valero García - HUM 015-002 PANTEON
ISSN 2444-1325