viernes, 17 de julio de 2015

Estampas. Madrid pueblo. Chamberilera y de verbena.

Tarde llega este artículo para felicitar a las Carmen, pero muchas hubo y hay con este nombre en toda la geografía española, y, por supuesto, en Chamberí. A estas chamberileras de garbo y salero, majas de otros tiempos, inspiración sainetera, va nuestro homenaje en estos días de verbena.

Estampa que muestra los "tipos y escenas madrileñas" en el arte del dibujante TITO, acompañada de unos versos de Manuel Soriano dedicados a las mujeres de Chamberí.

EN LA VERBENA
-¡Pero mira que es pesada tu madre!...
(Dibujo de TITO)
Nuevo Mundo, 1915
ARCHIVO HUM
© 2015 Eduardo Valero García-HUM 015-010 ESTAMPAS MAD
© 2015 Historia Urbana de Madrid ISSN 2444-1325

De gran porte o porte grande, que es la ironía de la estampa; bigotito de gamba o gamba entera; sílfide, valquiria; da igual si es pesada o de peso, de salero o salerosa, porque todas las chamberileras son hermosas.


A UNA CHAMBERILERA
¡Ay, chamberilera
de los ojos negros!,
de rosado cutis,
de turgente seno,
de gallardo busto,
de mirar de fuego,
oye los suspiros,
oye los lamentos
del que por ti sola
viene padeciendo
torturas horribles,
dolores sin cuento;
delirios de loco,
locuras de cuerdo.
Tu eres el tesoro
que soñando veo,
la ambición suprema
de mis locos sueños,
la ilusión que alienta
mi delirio intenso...
Sólo por ti vivo,
sólo por ti aliento,
tu eres mi delicia,
tu eres mi consuelo,
¡ay, chamberilera
de los ojos negros!
Gozo lo indecible
siempre que te veo;
lloro como un niño
si de ti me alejo;
cuando á ti le afligen
hondos desconsuelos,
siento ansias de muerte
taladrar mi pecho:
gozo, si tu gozas
de placer inmenso;
sufro, si tu sufres
malestar perpetuo;
si te mira alguno,
siento que los celos
como el mar bravio,
me desbordan fieros
y á mis ojos salen
con furor tremendo,
como furias locas
de infernal engendro.
Y es... que eres mi vida
que contigo sueño,
que por ti, deliro,
que por ti, me muero,
que eres mi alegría,
que eres mi consuelo,
¡ay, chamberilera
de los ojos negros!
-
¡Ay! Si tu supieras
qué de cosas pienso
cuando embelesado,
mudo, te contemplo
y el perfume aspiro
de tu suave aliento,
que trasciende a rosas
de jardín del cielo.
Cuando en esos labios
donde late el beso,
anuncio misterioso
del placer supremo,
brota una sonrisa,
que es un embeleso,
cuando absorto admiro
tu perfil correcto,
tu gallardo busto,
tu mirar de fuego
y los mil encantos
que te otorgó el cielo,
digo en el instante,
de entusiasmo lleno:
Si es tu amor la muerte,
mátame al momento,
que si tu me matas
quiero ser el muerto,
¡ay, chamberilera
de los ojos negros!
-
Quieras ó no quieras
mi cariño inmenso;
quieras ó no el alma
que á tus pies he puesto;
ya en la excelsa cumbre
de mis locos sueños,
va en el antro obscuro
del profundo asenso,
ya de amores loco,
que de pena cuento,
alma de mi alma,
sueño de mi sueño,
tu serás mi vida,
tu serás mi cielo,
¡ay, chamberilera
de los ojos negros!

MANUEL SORIANO, 1915


Para finalizar, en la voz de Lola Flores, "Macarena de Chamberí". ¡Ole, chamberileras!





El presente artículo está dedicado a:
Todas las Carmen
A las vecinas de Chamberí de todos los tiempos
A dos amores: Amparo y Gema



Bibliografía
Estampa: 
TITO (1915) Tipos y escenas madrileñas. Nuevo Mundo, XXII (1.125), 38
Versos: 
Soriano, Manuel (1915) A una chamberilera. El Norte de Madrid, III (71), 2

Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor. 
En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2015) "Estampas. Madrid pueblo. Chamberilera y de verbena", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/

· Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación. 
· En todas las citas se ha conservado la ortografía original.



© 2015 Eduardo Valero García - HUM 015-010 ESTAMPAS MAD
ISSN 2444-1325