miércoles, 12 de diciembre de 2012

Antonio Casero en la Navidad de 1912


El próximo 15 de diciembre de 2012 se cumplirán cien años de un acontecimiento desconocido y sin mayor relevancia en la historia universal, y mucho menos en la historia de España. Sin embargo, para Historia Urbana de Madrid es recuperar el recuerdo de quien nos contó otro Madrid.

Tomando como nudo de esta historia unas fotografías de Galvache y Cámara aparecidas en la revista 'Mundo Gráfico' del 25 de diciembre de 1912, y la noticia que en ella se publica, viviremos un momento en la vida de don Antonio Casero y Barranco, poeta del desaparecido Madrid castizo.




.

Si decimos -que lo decimos mucho- "de Madrid al cielo" y "un agujerito para verlo", estamos recordando a don Antonio. Si vemos la fotografía superior, estamos recuperando el aspecto de la Puerta de Toledo hace cien años y la fisonomía del escritor pegado a su capa, populista y nostálgico, que retrató al madrileño y su ciudad en una extensa y valiosa producción literaria.

"Escribiré unos versos cantando las
excelencias de mi Madrid de antaño"

La fotografía que viene a continuación inmortaliza un momento de aquel día de diciembre del año 12. Un notabilísimo grupo de admiradores y seguidores rinden homenaje al poeta por sus triunfos literarios y teatrales. Y lo hacen con un banquete que se celebrará en el restaurante "La Huerta", donde el bebercio y el comercio no faltarán, como así tampoco el brindis y los discursos de notables figuras como D. Francos Rodríguez y D. Jacinto Benavente. Sombrero en mano vemos al sonriente don Antonio sacado en volandas por la comitiva.



Coplero madrileñista
Antonio Casero y Barranco nació en 1874. Es madrileño de Maravillas, desarrollando su infancia y adolescencia entre ese barrio y el de Lavapiés. En su juventud se afincará en Chamberí siendo ya un madrileñista reconocido, autor de sainetes y poemas dedicados todos al pueblo de Madrid.

Definido por sí mismo como "un poeta populachero", quiso y será coplero madrileñista. Así lo refleja en su "autosemblanza" publicada en El Liberal:

¿Que por qué canto coplas
tan desgarradas,
y por qué mis canciones
son tan achuladas?...
¿Que por qué canto
a este Madrid hermoso
que quiero tanto?...

Porque nací en el barrio
de Maravillas;
porque aspiré el ambiente
de las Vistillas;
por eso quiero
sentirme yo en mis coplas
populachero.

Porque soy madrileño
y enamorado
de este trozo de copla
que Dios me ha dado,
por eso quiero,
mal tocando mi lira,
ser su coplero.



Madrileño de capa
La capa que luce en la fotografía no la puso para la ocasión. Antonio Casero será hombre de capa como buen madrileño de costumbres. A finales de los años 20 y principios de los 30, este atuendo pasará de moda y se adjudicará a los señores adinerados; algo nada correcto si recordamos que la capa "madrileña" o "pañosa" era complemento de la indumentaria de uso diario, tanto como el sombrero. En realidad el precio de la capa se había disparado al no haber demanda en aquellos tiempos modernos.

La longitud del elegante paño llegará a ser cuestión de Estado; a tal punto que provocará un motín contra el ilustrado ministro Esquilache.

Antonio Casero, junto con otros ilustres "caperos" como Manuel Machado, Zamacois, Pedro de Répide, Velasco Zazo y Pedro Rico -por mencionar alguno de ellos- será arraigado fiel al uso de la capa con esclavina, cuello bajo y embozo de terciopelo de colores, en terciopelo verde y/o rojo; es decir, la capa madrileña.

La revista humorística "Gutierrez" en su apartado Consabido diccionario, define así el significado de PAÑOSA:

"Una tela que se echan por encima del gabán de pieles don Antonio Casero, don Serafín Álvarez Quintero, don Luis de Tapia y otro que va con don Serafín, que no recuerdo como se llama."


NOTA: La de Madrid es la más antigua de todas las Asociaciones de la Capa, data de 1928 y fue fundada por D. Antonio Velasco Zazo, cronista de la Villa de Madrid, actuando como Presidente hasta 1960 en que muere, siendo ocupado su lugar por el Marqués de la Valdavia, Presidente de la Diputación de Madrid. Tras su muerte en 1969, es elegido como nuevo Presidente el popular fotógrafo Alfonso, que se ocupa de incrementar considerablemente el número de capistas que asciende a 400, tras 20 años bajo su presidencia, Fallece en 1990 dejando corno sucesor al empresario teatral D. Fernando Collado, capista de toda la vida y en inviernos. Siete años es Presidente, falleciendo a finales de 1996, pasando la actual presidencia al periodista, cronista de la villa y escritor Rafael Flórez, el "Alfaqueque".
El Día de la Capa se celebra el 11 de noviembre, festividad de San Martín de Tours, su patrón.


El tema de la "pañosa" merece un capítulo aparte en Historia Urbana de Madrid. En 1932 las bellas féminas intentaron volver a la vida la típica prenda madrileña que para entonces estaba cayendo en el olvido.





Vida y obra de don Antonio
Madrileñista por convicción, además de dedicarle sus poemas y sainetes, don Antonio ostentará el título de Concejal por Chamberí y teniente de alcalde de aquel distrito. También será nombrado en 1931 miembro del Patronato del Museo Municipal.

Participará activamente en la vida de la sociedad madrileña. Muchas veces se le nombra en los periódicos cuando estrena una obra; cuando publica un poema; o cuando asiste a banquetes, conferencias, homenajes y festejos. Estará en el candelero al menos hasta dos años antes de su muerte, aunque nunca se dejará de citarle en todo lo concerniente a costumbres madrileñas.

En la fotografía inferior vemos a Antonio Casero (1) recitando un romance madrileño en el homenaje dedicado al ilustre escritor Pedro de Répide (2) en  los jardines del Palacete de Moncloa en 1933

Revista "Nuevo Mundo" 1933 - Fotografía de Alfonso

Algunas muestras de su actividad en la sociedad contando cosas de Madrid

Periódico "La Luz" 1932


Revista "Gutierrez" Noviembre de 1932

Se da el nombre de Emilio Mesejo al antiguo callejón del Mellizo - 1932

Fiesta del Sainete madrileño - 1932

Con Margarita Xirgu en el Teatro Español en 1931



Sainetes
Siendo muy joven estrenará su primera obra teatral: "Madrileñerías". A partir de entonces -unas veces solo y otras en colaboración con Alejandro Larrubiera, Carlos Arniches, Antonio Palomero y otros autores- estrenará numerosas obras de gran éxito entre las que se encuentran:
Los Botijitas
El querer de la Pepa
La boda
Feucha
Las cacatúas
La cuarta del primero
La primera verbena
El merendero de la alegría
Cosas de chicos
El iluso Cañizares
Los holgazanes
El miserable puchero
Música clásica
Las mocitas del barrio (Música compuesta por Chueca)
Estudiantes y modistillas*


Romances
Hizo además miles de romances, muchos de ellos coleccionados en tres tomos, que llevan los títulos:
La gente de bronce
Los gatos
Los castizos
De Madrid al cielo
El pueblo de los majos
La Musa de los Madriles

*Incursión en el cine
Antonio Casero filmará por su cuenta y riesgo la película madrileña por excelencia: "Estudiantes y modistillas". Se estrenará el 1 de noviembre de 1927 en el Real Cinema con un público de intelectuales que se disputarán el honor, antes que el resto de madrileños, de conocer los primores del filme. José Montenegro recitará una poesía de elogio a Madrid, escrita por el propio Casero. La orquesta interpretará fragmentos de La Gran Vía, La Revoltosa, ¡Agua, azucarillos y aguardiente!, y La verbena de la Paloma.

Los hermanos Álvarez Quintero compondrán una copilla en honor a la película:

¡Salud a Antonio Casero
que a la pantalla llevó
los Madriles que él pintó
con pincel tan verdadero!

¡Salud a Elisa Romero,
que a maravilla encarnó
su ternura y su salero!



Intérpretes:
Elisa Ruiz Romero, Juan de Orduña, Felipe Fernansuar, Mercedes Prendes, Alfredo Corcuera, José Montenegro, Nieves González, María Anaya, Antonio Mata, Emilio Mesejo, José Argüelles, Carmen Ortega, Valeria de la Fuente, Antonio Cabero (niño), José Pizarro 
Productores: Mariano Macarrón, Gabriel de Diego
Guión: Juan Antonio Cabero
Argumento: Basado en la obra teatral homónima de Antonio Casero
Rótulos: Antonio Casero
Director de fotografía: Armando Pou
Ayudantes de cámaras: Manuel Novoa, José María Beltrán
Decorados: José María Torres
Género: Comedia
35 milímetros. Blanco y negro.
Muda con rótulos.





Heraldo de Madrid
Colaborará como articulista en el Heraldo de Madrid, donde publicará cada semana romances peculiares que de forma dramática, sentimental o cómica, dibujaban escenas de golfos y hampones, menestrales y cigarreras. También tratará temas de actualidad relacionados con la sociedad matritense.


Recuerdos en Unión Radio
En 1934 Unión Radio emitirá a las 21:30 horas el programa "Recuerdos de mi vida de autor", por Antonio Casero. Encuesta literaria a cargo de Carlos Primelles. A las 22:00 horas comenzaba "La Palabra", diario hablado de Unión Radio con las noticias del mundo; a continuación se emitía el concierto de la Banda de Música Municipal desde el Paseo de Rosales.



Un piropo castizo
Se atribuye este piropo a don Antonio que, un día, caminado por Montera con su capa y adosado a un puro, se le cruzó la actriz Carmen Navascués ¡La de los ojos inmensos!. Dicen que el poeta le espetó el piropo con la más fina chulería madrileña.
 



- ¡Hija de mi vida! Cierra los ventanales de tus ojos, 
que parece que te vas a caer por ellos.




Dos grandes madrileñistas
Sería un sacrilegio dejar a don Pedro de Répide, ilustre cronista de Madrid, al margen de esta historia. Le recordamos en esta fotografía aparecida en "Crónica" en enero de 1932. A continuación otra de Antonio Casero. En el reportaje ambos eligen su plaza preferida de Madrid para colocar el monumento "Los Chisperos", emplazado en aquellos tiempos en el Paseo de Yeserías.






El monumento fue erigido en tiempos del alcalde Eduardo Vincenti a petición del propio Antonio Casero como homenaje a los saineteros madrileños Ramón de La Cruz y Ricardo de La Vega, y de los músicos Barbieri y Chueca.

Padre de artista
Antonio Casero y Barranco tuvo tres hijos; Andrés, Ángel y Antonio. Éste último será un reconocido pintor madrileño de notable relevancia en el ambiente taurino. Hablamos de don Antonio Casero Sanz (1897-1973), recordado por sus ilustraciones sobre tauromaquia publicadas en ABC y Blanco y Negro. En sus inicios colabrorará con el Heraldo de Madrid, como lo hiciera su padre en innumerables artículos.

"Heraldo de Madrid" 1933



De Madrid al cielo

"Heraldo de Madrid" 2 de marzo de 1936


El sainetero, poeta y escritor del Madrid decimonónico fallecerá víctima de la arteriosclerosis a los 62 años de edad en su casa de la calle Carranza la tarde del domingo 1 de marzo de 1936.

A las 5 de la tarde del 2 de marzo se verificará el entierro en la Sacramental de San Isidro. Asistirá el alcalde de Madrid D. Pedro Rico y en representación de los escritores madrileñistas estará D. Pedro de Répide...

'La Libertad' 3 de marzo de 1936 - pág. 5

En la imagen inferior una de las últimas fotografías tomadas a don Antonio en 1935, cuando su salud ya estaba notablemente desmejorada. ¡Genio y figura hasta la sepultura!, el insigne madrileñista no cedía en el uso de sombrero y su inseparable "pañosa".






© Eduardo Valero García - HUM 012-007 ACNM1912




.