martes, 1 de febrero de 2011

El marqués coleccionista



La fortuna material heredada y obtenida por el marqués de Cerralbo no era mayor ni menor que la de otros muchos aristócratas, sin embargo Cerralbo supo aprovecharla en beneficio de las artes y las ciencias.

Esta agradable y seductora condición de adinerado poco mareaba al marqués, quien realizará, gracias a ello, viajes al extranjero y la posibilidad de embarcarse en complicadas empresas que sacarán a la luz la enterrada historia de la España celtíbera. Nuestro artículo "Cerralbo y la arqueología" da cuenta de sus importantes hallazgos arqueológicos.

"La Ilustración Católica" - 15 de febrero de 1885


Desde su juventud irá adquiriendo una importante colección de obras de arte y objetos curiosos que le hacen merecedor del título de "el marqués coleccionista".

En 1898 escribirá un reportero de la revista "La Ilustración Artística": 
"La galería de las pinturas es un museo. Apenas hay escuela sobresaliente sin ejemplar magnífico en el palacio de Cerralbo. Sarto, el de las finísimas veladuras; Ticiano, el de los colores brillantes, y Rivera, el de las grandes audacias. Greco, el austero, y Zurbarán, el triste, y Goya, el revolucionario." También nombra a Murillo, el Veronés, Van Dyck, Alonso Cano, Salvator Rosa, Julio Romero, Pablo Vos, Palma el joven, Herrera el mozo, Giordano, Caravaggio y Caracci, entre otros.

Una pequeña parte de su colección correspondía a la herencia de sus antepasados, como la magnífica panoplia que ostenta espadas y armaduras familiares, que se suman al gabinete creado para las armas japonesas.

Una variada colección de mármoles de Paros, Tanagra, Agrigento, Chipre, Estocolmo, Atenas y las ágatas de Granada conviven con objetos de la época de Luis XV, sillerías de todos los tiempos, cerámicas, candiles romanos, tapices y un sin fin de objetos que llegan a sumar 50.000.

La personalidad de Cerralbo como coleccionista queda reflejada en la descripción que hace de él y de su palacio doña Consuelo Sanz Pastor:

 "En este mundo mágico, creado por Cerralbo, a cuyo conjuro los siglos se borran bruscamente y el Madrid actual se esfuma silencioso, no rigen clasificaciones, ni métodos; desde que se penetra, se tiene la impresión de estar en casa de alguien que amara las cosas bellas y que las reuniese en torno suyo por puro agrado, sin ligarse a ellas porque encajen o no en delimitados contornos.

Tal sensación es justa. En esta señorial mansión no se siente la disciplina, ni la precipitación del neófito; el gusto por las artes data de lejanos tiempos; el retrato que se conserva en una de sus galerías, pintado por Ticiano, de doña María Enríquez de Toledo, gran duquesa de Alba y miembro del linaje Cerralbo, nos lo demuestra."

A las colecciones se sumará gran parte de la vida del marqués a través de cartas, una biblioteca con 7.260 volúmenes, condecoraciones y demás objetos personales que conforman las costumbres e ideas del siglo XIX.

Aquel palacio del barrio de Argüelles donde nuestro marqués coleccionista expondrá sus más preciados tesoros para asombro y regocijo de sus visitantes, que eran muchos, se convertirá en Museo por expreso deseo testamentario y porque el sentido común de los mortales no puede ni debe dejar en el olvido un legado tan valioso.



ÍNDICE DE CONTENIDOS
CLICK SOBRE LA IMAGEN


-