viernes, 8 de septiembre de 2017

La otra plaza de Chamberí y su origen

Por todos es conocida la Plaza de Chamberí del populoso distrito que le da nombre. Otrora llamada Plaza Vieja del primitivo barrio de Los Tejares, dependiente del Concejo de Fuencarral, no es la plaza de la que hablaremos, sino de la que hubo en el lugar antiguamente llamado “Altillo de Buenavista”.

PLANO DE MADRID
Marcelli - Wit (1622-1635)


La primera Plaza de Chamberí
En la saludable y gentil zona denominada “Valle de las Anorias”, en el siglo XVI levantará su Casa-palacio el Cardenal Gaspar de Quiroga, hombre poderoso que fuese arzobispo de Toledo e Inquisidor General del Reino, entre otros títulos.

El señorial edificio, rodeado de casas y huertas, estaba ubicado donde hoy se encuentra el Palacio de Buenavista, Cuartel General del Ejército de Tierra, lugar donde nace la primera Plaza de Chamberí.

PLANO DE TEXEIRA (1656)



Buenavista, palacio de recreo
A la llegada de Felipe II para instalar la Corte en Madrid, y en vista de la necesidad de alojamiento, el Cardenal donará su Casa-palacio al monarca, quien pronto la reformará y convertirá en cómoda y lujosa Casa de campo y recreo.

Mejorará sus accesos, que fueron dos, convergiendo estos en una amplia plaza -más un descampado-, que pudo llamarse en un principio "del Barquillo" y más tarde será denominada "de Buenavista".

El primer acceso partía de la calle del Barquillo y llevaba el nombre de calle de Buenavista de los Reyes. El segundo, utilizado frecuentemente por los reyes para ir y volver de El Pardo, fue llamado calle de los Reyes. De este camino hoy sólo queda un trozo que conocemos como calle del conde de Xiquena.

Felipe II se lo cederá a la Emperatriz María de Austria, quien en compañía de su hija Margarita, residirá y hará suyo el suntuoso palacio. Y allí mismo será donde Margarita dé calabazas al rey para consagrar su vida a Dios. Y en aquella plaza se congregará medio Madrid para ver partir a la Infanta hacia el Convento de las Descalzas Reales. Para entonces la plaza se denominaba “de la Emperatriz”.

Juan de Borja comprará casas y terrenos colindantes a petición de la Emperatriz, pero en propiedad para si mismo. Más tarde Felipe III se hará con todas esas propiedades y llamará al palacio “mi Casa de Campo”. La Emperatriz había ingresado en las Descalzas Reales en 1599, pero no como religiosa, y allí falecerá en 1603.

Cuando la Corte se traslada a Valladolid, Felipe III se instalará en este palacio durante sus estancias en Madrid; mas en 1609 lo cederá a Diego de Silva y Mendoza, quien irá comprando todas las casas y huertas lindantes, incluida la famosa huerta de Juan Fernández.



En 1744, después de un largo litigio, los Silva perderán la propiedad del palacio de Buenavista, pasando una parte por sentencia judicial a la Real Congregación de San Ignacio de Loyola.


La Manzana 277
En estos tiempos la plaza o plazuela, antes de Buenavista y de la Emperatriz, comenzará a conocerse como “de Chamberí”. Así queda reflejado en la Planimetría de Madrid, mandada a hacer por Fernando VI, hijo de Felipe V y María Luisa Gabriela de Saboya (“la saboyana”).








Y aquí es donde queremos llegar, porque ésta fue la primera plaza de Chamberí, antes incluso de bautizar al populoso barrio con ese nombre, que lo tenía en la voz popular como homenaje a la regia boda de Felipe con “la saboyana”, reina consorte a quien tanto gustaba aquel paraje madrileño en recuerdo de la antigua capital de Saboya.

Como veremos más adelante, el palacio cambiará de propietarios y la plaza de nombre; pero en este fragmento del plano de Tardieu y Dubuisson, del año 1790, queda bien claro el nombre de Chamberí muy a pesar de la construcción del nuevo palacio, que había comenzado en 1777.





En el año de 1800 también aparece, exactamente en la referida Manzana 277. En este caso se trata de la lámina 38 del Plano de la Villa y Corte de Madrid de Martínez de la Torre y Asensio.





No hay Regimiento que valga
Habiendo fallecido doña María Luisa en 1714, y conociendo la primera referencia escrita del nombre Chamberí en el Diario Noticioso Universal de 6 de febrero de 1760, es justo descartar de una vez por todas la versión que asocia el nombre del distrito al Regimiento francés de Chambéry, apostado en la zona durante la guerra de independencia.

Como vemos en el aviso de 1760, lo denominaban “altos de Chamberì”, y también “Paseo” o “Camino” en otros avisos y noticias.

DIARIO DE MADRID Nº. 60 (1803)

Corresponde citar un hecho histórico y anecdótico, debido a la actitud de unos chamberileros que el 28 de agosto de 1836 colocaron en la pared de la casa de las columnas, ubicada en la plaza ya conocida como de Chamberí, una tabla de madera con letras de plomo en la que podía leerse:

“PLAZA DE LA CONSTITUCIÓN DEL CHAMBERÍ”

A continuación dieron vivas a la Constitución de 1812, a la reina gobernadora y a la jovencísima reina Isabel II. El alcalde se enfadó mucho e increpó a los autores para que retirasen la lápida, alegando que Chamberí no era pueblo y por tanto no podía tener lápida en la plaza. Al día siguiente, un nutrido grupo de vecinos acompañados por guardias y milicianos nacionales volvieron a ponerla en la plaza dando vívas otra vez.

En esos tiempos Chamberí era conocido como “el arrabal de las afueras de la Puerta de Santa Bárbara” y exactamente en el año 1837 aparecerá por primera vez la denominación de “Nueva población de Chamberí” como reclamo para el desarrollo y fomento de este lugar.

En 1847 se anunciaba que, una vez acordado y resuelto por el Gobierno de S. M. el ensanche de la capital, quedaba incluido en su recinto el denominado “barrio” de Chamberí.

Dicho esto, y con pruebas más que suficientes, queda ratificado que las tropas francesas nada tienen que ver con este distrito tan madrileño.


Otros nombres para la plaza
Como el palacio de Buenavista pasó por otras manos antes de convertirse en Ministerio de Guerra, el nombre de la plaza irá cambiando en función del nuevo propietario. Así, en 1753 se llamará “del marqués de la Ensenada”.

PLANO DE NICOLÁS CHALMANDIER (1761)


En 1759 pasará a ser propiedad de la mismísima Isabel de Farnesio, quien le devolverá el nombre de  Chamberí.

PLANO DE ESPINOSA DE LOS MONTEROS (1769)


Se llamará “del duque de Alba” cuando éste se haga con todas las posesiones, incluidas las que quedaban en la esquina de Barquillo con Alcalá, propiedad de la Congregación de San Ignacio de Loyola. El tal duque, duodécimo de su linaje y llamado Fernando de Silva Álvarez de Toledo, hará varias obras de reforma que cambiarán la fisonomía del terreno.

Como nota de interés diremos que por la propiedad pasaba el viaje de agua del Abroñigal, propiedad de la Villa. Con las reformas ordenadas por Carlos III se modificará y construirá el arca de agua, desapareciendo así las aguas que corrían por Alcalá y las humedades del muro de cierre de la posesión.

En 1770 fallecerá en Buenavista su primogénito, quedando como heredera única y universal su nieta María del Pilar Teresa Cayetana de Silva, la entonces “duquesita” de Huéscar, quien contraerá matrimonio con José María Álvarez de Toledo, XI marqués de Villafranca.
En la mañana del 15 de enero (de 1775) salió de la casa de sus mayores en la calle Real del Barquillo, esquina a la de Buenavista de los Reyes, la Duquesita Cayetana, capullo en flor de doce primaveras triunfales, enmarcando su hermosura ingenua de promesa de mujer en la fastuosidad riquísima de sus galas nupciales.” [1]

Con ella desaparecerá la antigua Casa-palacio de Buenavista y la plaza que llevó por nombre el de Chamberí.

PLANO GEOMÉTRICO DE MADRID
Tomás López (1785)


Y hasta aquí llega nuestro relato. El palacio de Buenavista tendrá otros propietarios, pero esa es otra historia tan curiosa y fascinante como la que acabamos de contar. De momento hemos puesto en su sitio algunos detalles históricos para alejarlos de las ambigüedades.

Muchas gracias por vuestra atención.



Bibliografía
Todo el contenido de la publicación está basado en información de prensa de la época y documentos de propiedad del autor-editor.

[1] Bonmatí De Codecido, Francisco. “La Duquesa Cayetana de Alba: Maja y musa de D. Francisco de Goya”. Ediciones Cumbre. Madrid 1940

En todos los casos cítese la fuente: Valero García, E. (2017) "La otra plaza de Chamberí y su origen", en http://historia-urbana-madrid.blogspot.com.es/ Historia urbana de Madrid ISSN 2444-1325

[VER: "Uso del Contenido"]

Citas de noticias de periódicos y otras obras, en la publicación.
En todas las citas se ha conservado la ortografía original.
De las imágenes:
Muchas de las fotografías y otras imágenes contenidas en los artículos son de dominio público y correspondientes a los archivos de la Biblioteca Nacional de España, Ministerio de Cultura, Archivos municipales y otras bibliotecas y archivos extranjeros. En varios casos corresponden a los archivos personales del autor-editor de Historia urbana de Madrid.
La inclusión de la leyenda "Archivo HUM", y otros datos, identifican las imágenes como fruto de las investigaciones y recopilaciones realizadas para los contenidos de Historia urbana de Madrid, salvaguardando así ese trabajo y su difusión en la red.
Ha sido necesario incorporar estos datos para evitar el abuso de copia de contenido sin citar las fuentes de origen de consulta.


© 2017 Eduardo Valero García - HUM 017-001 CHAMBERÍ
Historia urbana de Madrid ISSN 2444-1325