domingo, 14 de diciembre de 2014

Galdós en el Siglo XIX. Capítulo IV (1863) Parte 1

Benito Pérez Galdós lleva tres meses en Madrid cuando nace el año de 1863. Si en los capítulos anteriores las historias urbanas eran ajenas al joven estudiante, a partir de este cuarto capítulo y siguientes será testigo y espectador de todo cuanto acontezca.

Aquel año de 1863 comienza la decadencia del reinado de Isabel II con la caída de O'Donnell, el 2 de marzo, y la sexta etapa de gobierno del Partido Moderado con Manuel Prado y Fernández de Pineda, marqués de Miraflores, a la cabeza. La descomposición del sistema político y la deslegitimación de la Corona ya son un hecho que, sumado a la crisis económica del 64, favorecerá el destronamiento de la reina "de los tristes destinos".

Galdós ya está casi integrado en la metrópoli y absorbe la idiosincrasia y costumbres de la Villa y Corte, poniendo interés en las clases sociales y repasando los acontecimientos históricos en sus constantes paseos por las calles madrileñas.
"Escapándome de las Cátedras ganduleaba por calles, plazas y callejuelas gozando en observar la vida bulliciosa de esta ingente y abigarrada capital.
Mi vocación literaria se iniciaba con el prurito dramático, y si mis días se me iban en flanear por las calles, invertía parte de las noches en emborronar dramas y comedias. Frecuentaba el Teatro Real y un café de la Puerta del Sol, donde se reunía buen golpe de mis paisanos." [Memorias de un desmemoriado I, por B. P. G. La Esfera, 1915]

En el capítulo anterior conocimos la primera casa donde se hospedó, que estaba ubicada muy cerca de la Puerta del Sol, Plaza Mayor y Teatro Real. Un poco más allá de la Puerta del Sol, deambulando por cafés, calles y plazuelas, quizá Galdós se acercase a visitar la librería La Publicidad, donde se hacía suscripción, entre otras publicaciones, al mítico periódico dominical de literatura y arte "El Padre Cobos". Allí el joven estudiante podía nutrirse de libros de jurisprudencia, otras materias y literatura general.
La librería se encontraba en el Pasaje de Matheu, entre las calles de Espoz y Mina y de la Victoria, donde se alzaba una afrancesada galería comercial en decadencia, llamada en su tiempo "Villa de Madrid".
La introducción al capítulo IV de Galdós en el Siglo XIX habla del Pasaje de Matheu y su acristalada cubierta.





Galdós en el Siglo XIX
ÍNDICE: Capítulo I (1860) - Capítulo II (1861) - Capítulo III (1862) - Capítulo IV (1863) Parte 1 -

Capítulo IV
1863

CONTENIDO:
Introducción al Capítulo IV: 
- Adiós a la cubierta del Pasaje de Matheu

1863 - Madrid
- Almanaque literario 1863
- Los miserables en fascículos

Enero
- Emisión de billetes

Febrero
- Nacimiento de Joaquín Sorolla y Bastida
- Sobre Aureliano Beruete y Galdós 
- Sobre Doña Perfecta
- Galdós retratado por Sorolla

Mayo
- El 2 de Mayo en la noche del 3 de mayo

Junio
- Acrobacias en el estanque de El Retiro
- Las siete casillas de la Plaza Santa Ana

Agosto
- Nacimiento del conde de Romanones

Septiembre
- Paz y amistad entre España y Argentina

Octubre
- El globo de Madame Poitevin cae en Chamberí

Noviembre
- Santos, Difuntos y apertura de las Cortes
- Los embajadores annamitas en Madrid

Diciembre
- La Conquista de Madrid (Zarzuela)
- El Quijote por entregas

*******************

1863 - Galdós
Introducción
Breve reseña sobre el Ateneo de Madrid
  • Fundadores
  • Emplazamiento del Ateneo
Rutas por Madrid del joven Galdós

viernes, 12 de diciembre de 2014

Salón Peluquería de Juan Cachón (antes de Trullás)

En nuestra labor de recuperar del pasado historias urbanas de nuestra ciudad, el tiempo va y viene y se consume sin darnos tregua. Son ya varias semanas ausentes de recuerdos de antaño en el blog; Benito Pérez Galdós nos retiene en el Madrid isabelino -exactamente en 1863-, año en que el joven canario descubre y se aprende la ciudad a base de paseos.

Mientras finalizamos ese capítulo, cuarto de la serie Madrid y Galdós en el Siglo XIX, ofrecemos uno de nuestros entrañables Recuerdos de papel en dos fotografías y un anuncio publicitario.

Comenzamos rescatando de la revista Mundo Gráfico (Año V - Núm. 168 - 1915), una estampa del fotógrafo Vilaseca donde queda retratado el Salón de Peluquería de D. Juan Cachón.




Actualmente podemos encontrar en los barrios madrileños algunas peluquerías decoradas a lo "antiguo". Son las denominadas "peluquerías y barberías Hipsters"; locales reconvertidos y adaptados a las tendencias de la moda urbana que, de algún modo, recuperan la fisonomía de los salones de finales del Siglo XIX y principios del XX, creando la atmósfera apropiada para esa subcultura algo bohemia de clase media y alta denominada "Hípster".
Para el autor de Historia Urbana de Madrid no dejan de ser una imitación de los salones de peluquería de toda la vida, o al menos los de su infancia, como es el caso de "El Kinze de Cuchilleros", fundada en 1900.


Un Hípster de 1913
Publicidad de Petróleo Gal.
Nuevo Mundo, 1913.


Salón Peluquería de Juan Cachón (antes de Trullás)
En los últimos días del año 1914 quedaba reinaugurado el Gran Salón de Peluquería de D. Juan Cachón en el local que había sido antes de Cachón y Berrocal, y primitiva peluquería de Trullás.
Ubicado en la Carrera de San Jerónimo, 7 y 9, (casi frente a Lhardy y colindante al Pasaje de Iris), el antiguo y acreditado salón había sido fundado por D. José Trullás en 1880, después de abandonar su puesto de dependiente y encargado en la peluquería de Miguel, que estaba en la Puerta del Sol, número 18.

Decía un anuncio del diario El Globo de 5 de octubre de 1880:
"Acaba de abrir su establecimiento a la altura de los más modernos de París y Lóndres, donde se sirve con el mayor esmero por activos e inteligentes oficiales, proporcionando al público toda comodidad que en este ramo puede apetecer; encontrando además un variado y excelente surtido de tintes para el cabello y la barba."

Reformas
A finales de octubre de 1885 -cinco años después de su inauguración-, el Gran Salón de Peluquería era reinaugurado, habiéndose acometido unas reformas que le convertirían en el mejor establecimiento de su clase en el Madrid decimonónico.

Nos cuenta La Iberia, de 2 de noviembre de 1885:
"El antiguo y acreditado salón de peluquería de Trulla, establecido en la Carrera de San Jerónimo, 7 y 9, acaba de ser convertido por su activo é inteligente dueño en el mejor establecimiento de su clase en Madrid
Anteanoche tuvimos el gusto de asistir á lo que pudiéramos llamar su reinauguración y quedamos verdaderamente sorprendidos ante el lujo desplegado en él. Todas las comodidades, tolas las exigencias, todo el confort apetecibles, allí se encuentran reunidos.
El Sr. Trullas festejó el acto con una espléndida comida en el restaurant del café de Madrid, á la cual asistieron entre otras personalidades, el aplaudido tenor del teatro Real Sr. Antón, el maestro Bretón, el maestro Zabala y el Sr. Madrazo.
Deseamos al Sr. Trullas todo género de prosperidades como debida recompensa á su honradez en su trabajo."
El café de Madrid que cita la noticia, donde ofreció Trullás la "espléndida comida", estaba ubicado en el Pasaje de Iris, galería comercial afrancesada que tenía acceso por el número 12 (hoy 8) de la calle de Alcalá y número 11 (hoy 7) de la Carrera de San Jerónimo. De él hablamos en el Capítulo III de Los cafés madrileños en la obra de Galdós.

En septiembre de 1898 vuelve Trullás a acometer reformas en el local. Cambia la decoración y renueva el material por otro más elegante, lo que aumenta la ya consagrada reputación de la peluquería en sus casi veinte años de existencia. En aquella ocasión, el Sr. Trullás celebró el acontecimiento obsequiando a los parroquianos con un suculento lunch. [Información obtenida de El Globo, Año XXIV-Quinta época. Núm. 8.333]


La competencia
Muchas eran las peluquerías instaladas en la ciudad, identificándose claramente las de señoras y las de caballeros. Nos interesa una, que fue peluquería y barbería.
El Heraldo de Madrid, de 6 de febrero de 1891, nos cuenta que dos antiguos oficiales del salón de Trullás, unos tales Juan e Hilario, abrieron peluquería en la calle de Peligros, números 11 y 12. Cobraban por servicio 25 céntimos, casi la mitad de lo que suponía en la de Trullás.


Peluquero afortunado
En el sorteo de Navidad de 1901, la diosa Fortuna sonrió al Sr. Trullás y su clientela.
Aquel año Madrid había repartido el tercero (33.235) y cuarto premio (4.235) del Gordo, de dos millones y quinientas mil pesetas respectivamente. Hubo otros premios de menor cuantía vendidos íntegramente en administraciones madrileñas.
El primer premio del Gordo, de cinco millones de pesetas, fue vendido en Lérida y recayó en el número 30.565. Lo cantó el niño de San Ildefonso Ángel Sotos Martín.
La decena de la centena de este número la jugaba la peluquería de Trullás, que se embolsó 50.000 de las 10.000 pesetas jugadas. El Sr. Trullás había hecho mil talones de diez pesetas, repartidos casi todos entre los clientes y dependientes de la casa.


Agencia de alojamientos Trullás-Martín
En 1902 el afamado peluquero incursiona en el mundo del turismo fundando junto al Sr. Pablo Martín una Agencia de alojamientos. El negocio, dedicado a dar servicio a los forasteros y a los intereses del comercio madrileño, recibió la autorización del Ayuntamiento y comenzó a funcionar a finales de marzo de aquel año, con miras a las celebraciones de las Fiestas de Mayo y la mayoría de edad del rey Alfonso XIII.

Decía El Liberal de 27 de marzo:
"Organizada como lo están este género de empresas en el extranjero, la Agencia Martín-Trullas tendrá en sus registros nota de todos los hoteles, casas da viajeros, habitaciones amuebladas, cuartos que se cedan con asistencia ó sin ella, para las próximas fiestas, y, en una palabra, después de un gran trabajo de preparación, podrá dar al forastero y al Municipio lista exacta de todos los hospedajes y de todos los precios que puedan utilizarse en Madrid para la temporada
de los próximos festejos."
El minucioso trabajo que estaban realizando Martín y Trullas iba mucho más allá de los hoteles, casas de viajeros y de huéspedes que figuraban en las listas de Anuarios y Guías. Se encargaban de sumar a estos las casas, las calles y números donde poder ubicar a los "isidros" y otros viajeros, además de ofrecer intérpretes, carruajes, guías turísticos y cuanto necesitase el visitante que llegaba a Madrid.
Como se hacía en París, fomentarían la asociación de viajeros en grupos de catorce a veinte personas que, con coches de la agencia y un guía, pudiesen visitar los museos y monumentos, y conocer algunas curiosidades de la ciudad. También proporcionaban entradas de teatro sin revendedor.

La agencia había publicado un reclamo avisando a los propietarios de casas con habitaciones disponibles, y a aquellos que demandaban una, que podían apuntarse en sus oficinas; de este modo, los astutos empresarios contaban con una extensa lista de posibles alojamientos y clientela.




La Agencia Trullás-Martín estaba ubicada en el entresuelo de Carrera de San Jerónimo, 7 y 9, donde se encontraba el Salón de Peluquería.



Las ocupaciones derivadas de esta nueva empresa, o la llegada de la edad de jubilación, propiciaron que en el año 1905 José Trullás traspasase su negocio de peluquería.


Traspaso
Según las noticias, en 1905 el Gran Salón de Peluquería de José Trullás pasa a manos de dos de sus reputados oficiales, los señores Cachón y Berrocal. Lo primero que hicieron estos flamantes propietarios fue instalar dos modernas estufas de desinfección para todos los útiles de tocador. La fama del establecimiento aumentó al favorecer la higiene y la limpieza, y por no haber alterado el precio acostumbrado en sus servicios, a pesar del desembolso que supuso adquirir las estufas.
Desde entonces la peluquería pasará a llamarse de Cachón y Berrocal, aunque se seguirá conociendo como la "antigua de Trullás".
Juan Cachón, que las noticias decían era oficial de la peluquería, aparece en el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración de 1883 (Año V. Pág. 88) como propietario de una peluquería en la calle Princesa, número 16.
Por otra parte, en el mismo anuario, correspondiente al año 1906 (Nº. 1, pág. 360), aparece registrado como "Cachón y Berrocal (Juan), peluquería de Trullás, Carr. de S. Jerónimo, 7." Esto nos hace pensar que quizá "Berrocal" no era otro oficial de la peluquería sino el segundo apellido de Cachón.


Otra vez la fortuna
La nueva e higiénica peluquería de Cachón y Berrocal se vio agraciada con el décimo premio del sorteo de Navidad de 1908, que recayó en el número 23.483, premiado con 90.000 pesetas. El establecimiento llevaba una decena completa, desde el 23.481 al 23.490, que había sido adquirida en la administración número 34 de la Carrera de San Jerónimo 12.
El Gordo de aquel año fue el 35.819, premiado con seis millones de pesetas.


Peluquería de Cachón
En el Anuario del comercio, de la industria, de la magistratura y de la administración de 1911 (Nº 1. Pág. 1.507) continúa registrada la firma comercial Cachón y Berrocal; sin embargo, en 1912, el negocio pasará a conocerse como "Peluquería Cachón".
La fotografía que hemos utilizado para recordar la historia de este comercio y sus propietarios es de 1915 y muestra la reforma realizada por Cachón en 1914.
La que ahora ofrecemos -también del fotógrafo Vilaseca-, corresponde a otro recuerdo de papel, en este caso de 1930, publicado en la revista Estampa (Año III - Núm. 124. 1930), donde apreciamos la última reforma del local.



En 1933 pocos la recordarán como la "antigua de Trullás" y comenzarán a nombrarla "de la viuda de Cachón". Figurará con la nueva numeración, el 5 de la Carrera de San Jerónimo.

Comenzamos estos Recuerdos de papel con la revista Mundo Gráfico de 1915 y acabamos con la misma publicación, pero del año 1933, y un anuncio de los lujosos sillones de aquel desaparecido salón de peluquería de caballeros.




Sin darnos cuenta, dos grisáceos trozos de papel nos han recordado que existió en Madrid aquella postinera peluquería, que tuvo dos propietarios y una viuda heredera; y que su primitivo dueño montó una de las primeras agencias de turismo de la que poco o nada sabemos y cuya existencia fue efímera.
Nada queda del Gran Salón de Peluquería de Trullás; tampoco del Pasaje de Iris y Café Madrid, y mucho menos del interior del bellísimo edificio de la Crédit Lyonnais que hoy sucumbe a la picota especulativa.


© 2014 Eduardo Valero García - HUM 014-025 RECUPAPEL

viernes, 28 de noviembre de 2014

CentroCentro Cibeles acoge el Belén napolitano de los duques de Cardona

Hoy, 28 de noviembre de 2014, ha quedado inaugurado el tradicional Belén del Ayuntamiento en CentroCentro Cibeles. Este año, tras décadas sin ser expuesto al público, se presenta el Belén napolitano de los duques de Cardona, legado de la Casa Ducal de Medinaceli y joya belenística del siglo XVIII. Se podrá contemplar, de manera extraordinaria, en la planta principal del centro hasta el 1 de febrero de 2015. La muestra se incluye dentro de la programación de Navidad que organiza el Ayuntamiento de Madrid.



CentroCentro Cibeles organiza esta exposición, para la que ha contado con el apoyo técnico del Museo Salzillo, cuya directora, María Teresa Marín Torres, ha comisariado el proyecto. Asimismo, CentroCentro Cibeles agradece a la Fundación Juan-Miguel Villar Mir su generosa contribución y apoyo, que ha hecho posible, en parte, este proyecto.
El conjunto, de cerca de doscientas figuras, recrea el espíritu del Nápoles del siglo XVIII. En un espacio de cerca de 50 metros cuadrados, se podrán contemplar desde la escena del Nacimiento y el cortejo de los Reyes Magos, con los músicos y sus peculiares instrumentos, hasta escenas más populares, de pastores y los tradicionales conjuntos reunidos en torno a la panadería, la carnicería, la taberna o las tiendas de artesanos.

Horarios y tarifas
De martes a domingo, de 10 a 20 horas.
Cerrado los días 1 y 6 de enero 24, 25 y 31 de diciembre, y 5 de enero, abierto de 10 a 14 horas.
Entrada: 2 euros
Entrada reducida: 1 euro. Mayores de 65 años, familia numerosa.
Acceso gratuito: Menores de 14 años, personas en situación de desempleo, Amigos de CentroCentro, discapacitados y un acompañante cuya presencia sea indispensable.
Compra de entradas en la taquilla de CentroCentro Cibeles y en www.ticketea.com


Un belén histórico recuperado para Madrid
El origen de este conjunto se remonta a 1784, año en el que el duque consorte de Santisteban, futuro XIII duque de Medinaceli y XV duque de Cardona, don Luis María Fernández de Córdoba y Gonzaga, encarga a Nápoles dos belenes de la mejor factura, uno para el príncipe de Asturias, el futuro Carlos IV, y otro para su familia. Este último conjunto llegó a España en 1785, y en 1790 se volvieron a encargar más piezas. Cuenta la tradición familiar que “solo se hicieron dos belenes de esta misma factura, el realizado para el duque de Medinaceli y otro realizado para los zares de Rusia”.


Su primera exposición pública se realizó en 1860, en el que fue el palacio de la familia desde el siglo XVI hasta 1892, ubicado donde actualmente se encuentra el Hotel Palace. Fue una iniciativa de Ángela Apolonia Pérez de Barradas y Bernuy, esposa del XV duque de Medinaceli, dama de la reina Isabel II, una mujer avanzada para su época, aficionada al arte y a la política, con uno de los salones literarios más famosos de la época. Encargó al pintor Federico Madrazo, uno de los artistas más reputados del momento, la escenografía del belén. El conjunto se siguió mostrando a lo largo de los años en la nueva residencia en la plaza de Colón, hasta las primeras décadas del siglo XX.


La XXI duquesa de Cardona, Casilda Ghisla Guerrero-Burgos y Fernández de Córdoba, es actualmente quien conserva este legado y se ha hecho cargo de su recuperación a lo largo de los últimos años. En la actualidad, el conjunto se conserva en un espacio especialmente habilitado para ello en su residencia habitual, y para el que ella misma diseñó la escenografía, inspirada en el Belén de Caserta, Italia.


Se trata de un conjunto que destaca por su carácter unitario, fue elaborado por un mismo autor, y por ser sus piezas de madera, incluidas las cabezas, habitualmente modeladas en terracota.


Información e imágenes facilitadas por el departamento de Comunicación de CentroCentro Cibleles.


-

viernes, 21 de noviembre de 2014

La madrileña duquesa de Alba ha muerto

Hoy ya es historia.
La duquesa de Alba, doña Cayetana Fitz-James Stuart y Silva, falleció ayer, 20 de noviembre de 2014, en el Palacio de las Dueñas de Sevilla.
Había nacido el 28 de marzo de 1926 en el madrileño Palacio de Liria, recibiendo las aguas bautismales el 17 de abril en el Palacio Real. Fueron sus padrinos los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia.
Una escueta noticia, publicada en el periódico El Siglo Futuro, del 29 de marzo de 1926, daba cuenta del nacimiento de la futura duquesa:
"La duquesa de Alba ha dado a luz una niña en su Palacio de Liria.
Reciben los duques, como es natural, muchos plácemes por tan fausto suceso, y madre e hija se hallan en perfecto estado de salud."

Fotografías del Ducado de Alba
Autor: Juan Gyenes

BNE-Biblioteca Digital Hispánica

Madrileña de nacimiento, tuvo que emigrar a Francia al proclamarse la II República y a Londres durante la Guerra Civil; en esa ocasión, su hogar madrileño quedó casi destruido por el bombardeo de aviones franquistas. Ya de regreso a España, su vida se desarrollará a caballo entre Madrid y Sevilla.

Doña María del Rosario Cayetana Paloma Alfonsa Victoria Eugenia Fernanda Teresa Francisca de Paula Lourdes Antonia Josefa Fausta Rita Castor Dorotea Santa Esperanza Fitz-James Stuart y de Silva Falcó y Gurtubay, era mucho más que la XVIII duquesa de Alba de Tormes. Ostentaba 14 títulos nobiliarios con Grandeza de España (6 Ducados, 1 Condado-Ducado, 2 Marquesados y 7 Condados. De estos 16, dos fueron cedidos a hijos). Sin Grandeza de España tenía 17 Marquesados, 13 Condados y 1 Vizcondado. Además ostentaba gran número de títulos honoríficos y condecoraciones.

Cuando contrajo matrimonio en Sevilla el 12 de octubre de 1947 con su primer marido, don Luis Martínez de Irujo, decidió no invitar a la boda al general Francisco Franco. Paradojas de la vida, la duquesa falleció el día en que se cumplía el 39 aniversario de la muerte del Caudillo.


-

martes, 18 de noviembre de 2014

Galdós en el Siglo XIX. Capítulo III (1862)

En el presente capítulo-tercero de Galdós en el Siglo XIX-, nos centramos en algunos aspectos de la sociedad madrileña y un escenario que Benito Pérez Galdós utiliza y describe con lujo de detalles en muchas de sus obras, las casas de huéspedes y de alquiler. Aunque Madrid irá ganado terreno para convertirse en una urbe moderna durante el reinado de Isabel II y posteriormente en la Restauración, Galdós tendrá la oportunidad de conocer el modo de vida y las costumbres de la Villa y Corte antes de ser testigo de la expansión y nuevos modelos urbanísticos.
La urbe matritense no diferirá mucho en 1862 de la dibujada por los cronistas de siglos anteriores. Formas de vivir y cohabitar muy marcadas por los diferentes estratos sociales, visibles en las características de la vivienda y las zonas donde estaban emplazadas.
Cuando en septiembre de 1862 llega a Madrid un jovencísimo Benito Pérez Galdós, se instala en una pensión cercana a la Puerta del Sol y poco más tarde se matricula en la Universidad Central.
Esta Universidad servirá de introducción al capítulo III.

Retrato de Benito Pérez Galdós
Atribuido a Nicolás Massieu y Falcón, 1860?
Signatura: IH/7167/7
BNE - Biblioteca Digital Hispánica


Galdós en el Siglo XIX
ÍNDICE: Capítulo I (1860) - Capítulo II (1861) - Capítulo III (1862) - Capítulo IV (1863) Parte 1 -

Capítulo III
1862

CONTENIDO:
Introducción al Capítulo III: 
- La Universidad Central
  • De Noviciado a Universidad
  • De "la Docta" a Complutense
  • Transformación del Noviciado
  • Paraninfo de la Universidad Central

1862 - Madrid
- Almanaque literario 1862

Enero
- Viaducto de Segovia o de la Calle Bailén
- Exención de tributos a las "casas a la malicia"

Febrero
- Fallece Francisco Martínez de la Rosa
- Nuevo director para la Real Academia Española

Marzo
- Incendio del Alcázar de Segovia

Abril
- Los Miserables de Víctor Hugo
- Nacimiento de José Francos Rodríguez 
- Venta del solar del Buen Suceso

Mayo
- Del extranjero: Exposición Universal de Londres
- San Isidro Labrador

Junio
- Nacimiento de la infanta María de la Paz

Julio
- Isabel II en el Santuario de Atocha
- El chorrito de la fuente de la Puerta del Sol

Septiembre
- Nacimiento de Mariano Benlliure
- Bautismo del vino y otras sisas

Octubre
- Exposición Nacional de Bellas Artes (Casa de la Moneda)


*******************

1862 - Galdós
Introducción
Hospedarse en Madrid
  • Posadas
  • Posadas de caballeros
  • Otras posadas, paradores y mesones
  • Casas de huéspedes
  • El fiador
  • Casas de alquiler
Septiembre
- El viaje de Benito a Madrid
  • De Las Palmas a Cádiz
  • De Cádiz a Sevilla
  • De Sevilla a Córdoba 
  • Un inciso: El viaje de Doré por España
  • De Córdoba a Alcázar de San Juan
  • De Alcázar de San Juan a Madrid 
  • Galdós en tierra carpetana
- Huesped en la calle de las Fuentes
- Una calle que fue huerta
- Galdós en la Universidad Central

domingo, 26 de octubre de 2014

Galdós en el Siglo XIX. Capítulo II (1861)

Este capítulo segundo comprende el año 1861 y se presenta más sosegado que el anterior; esto permite interesarnos por las características de la sociedad madrileña en el Siglo XIX a través de documentos, fotografías y vídeos.
Será en 1862 cuando un jovencísimo Benito María de los Dolores Pérez Galdós llegue a Madrid y conozca la ciudad tal y como la estamos ilustrando.
Mientras tanto, listamos el contenido del capítulo y añadimos un retrato de S. M. el rey consorte, Francisco de Asís María Fernando de Borbón y Borbón Dos Sicilias, que, aunque poco pintaba, aparece en todos los saraos históricos que hoy contamos.


Galdós en el Siglo XIX
ÍNDICE: Capítulo I (1860) - Capítulo II (1861) - Capítulo III (1862) - Capítulo IV (1863) Parte 1 -

Capítulo II
1861

CONTENIDO:
Introducción al Capítulo II: 
- Patrimonio Nacional
- Homenaje a un viudo ejemplar (Marqués de Pontejos)
  • Sobre la numeración de las calles 
  • Pontejos y la Caja de Ahorros de Madrid
Fisonomía de Madrid
- Vídeo

1861 - Madrid
- El Antiguo Madrid de Mesonero Romanos

Enero
- Novela por entregas 
  (Anales dramáticos del crimen. Causas célebres españolas y extranjeras)
- Comunicación submarina

Febrero
- ¡Carnaval!
  • Bando de la alcaldía corregimiento de Madrid
  • Figuras de Carnaval 
Marzo
- La locomotora "Castilla" pasea por la Villa y Corte
- "Ictineo"
- Semana Santa (Grabados costumbristas)

Abril
- Baile en el palacio de Medinaceli
- Nacimiento de José López Silva
- En memoria de Cervantes

Mayo
- Boda de Gustavo Adolfo Bécquer

Julio
- Incendio en la Estación del Norte

Agosto
- Baño de Isabel II (El Sardinero)

Septiembre
- Barcelona-Zaragoza, en tren


Octubre
- Los moros ante la reina

Diciembre
- Cuartel de la Montaña


Introducción
En el capítulo anterior conocimos algunos aspectos sociales de la Villa y Corte, a través de la moda y la alfabetización, además de una reseña sobre la Prensa y la publicidad.
De forma cronológica descubrimos los principales sucesos acontecidos durante el año 1860 con el pueblo madrileño como principal protagonista; súbditos todos de la reina Isabel II y controlados por un potentado corregidor, el duque de Sesto.

El Censo Nacional, según empadronamiento general de 23 de diciembre de 1860, nos decía que en Madrid había 489.332 habitantes. El Museo Universal, de 6 de enero de 1861, tiene una idea quizá más aproximada de la veracidad del resultado. Así lo expresa en el siguiente grabado:

-¡Tan, tan!-¿Quién es?-La Estadística.
-No vive aquí esa mujer;
será en el cuarto de al lado
que se han mudado hace un mes.


Dicho esto, y antes de centrarnos en los años que ocupa este capítulo, hacemos unos incisos: